VALORACIÓN HISTÓRICA DEL PERSONAJE: JESUS DE NAZARET


VALORACIÓN HISTÓRICA DEL PERSONAJE: JESUS DE NAZARET

29 de enero de 2013

Autor: Gerardo Jofre

JESÚS DE NAZARET Y JUAN EL BAUTISTA

“Tampoco será fácil aquilatar cuáles fueron con exactitud las palabras pronunciadas por Jesús en una u otra ocasión. Pero sí podemos saber si encajan o no en la línea de su mensaje”. (Antonio Salas – El Jesús del Evangelio)

Al consentir Jesús ser bautizado por Juan debía admitir las esperanzas apocalípticas  y reconocer en éste al profeta que iba a venir.  Podemos ver en el primer estrato (30-60 d.C)  y tres testimonios distintos Ev. Tomás 78, 2Q  y Marcos 1:3, el reconocimiento de que se cumple la profecia de Malaquias 3:1. “Voy a enviar a mi mensajero a allanar el camino delante de mí”.  Crossan cree que la primera parte que refiere a la salida al desierto, una afirmación sobre Juan, procede del Jesús  histórico.

Tomás 78 “Y dijo Jesús:  ¿A qué salisteis al campo (desierto)?, ¿ Fuisteis a ver una caña sacudida por el viento? ¿Fuisteis a ver a un hombre vestido de ropas finas? Mirad a vuestros reyes y a vuestros magnates: ellos son los que llevan ropas finas, pero no podrán reconocer la verdad.

Es decir, en algún momento de su vida, Jesús pensó que Juan el Bautista era el profeta que cita Malaquias (véase Lucas 7:24-27)

Después pasamos a otra frase que Crossan también defiende su origen en el Jesús histórico:

46 Tomás:  “Dijo Jesús: Desde Adán a Juan el Bautista, no hay entre los nacidos de mujeres, nadie tan superior a Juan el Bautista que sus ojos no deban humillarse ante él. Yo, sin embargo, os digo: Cualquiera de entre vosotros que se haga pequeño, conocerá el Reino y será superior a Juan”.

La frase debió ser originariamente más corta y sería la siguiente (El Evangelio de los Dichos Q:Lc 7,28 0 Mt 11,11)

En verdad os digo que entre los nacidos de mujer no ha aparecido uno más grande que Juan el Bautista. Pero el más pequeño (humilde como un niño) en el reino de Dios es mayor que él>>.

Estos dichos de Juan parecen derivados de un diálogo implícito y en un momento en el que Jesús se dirigia a una multitud que probablemente simpatizaba con Juan.

Para Crossan estas dos frases ” la que refiere al desierto” y la que “más grande que Juan” prueba que en una segunda etapa de su vida, Jesús cambio de opinión sobre Juan.

Jesús cambió respecto a la misión y mensaje de Juan. La idea de Juan, segun la cual había que esperar al Dios apocalíptico, a El que ha de venir, en forma de pecador arrepentido, admitida en un principio por Jesús y defendida incluso tras la crisis que tuvieron los seguidores de Juan tras su muerte, dejo de ser considerada oportuna. Ahora lo importante era estar o no en el reino. Este cambio se produjo poco después de la muerte de Juan. Se sustituye la figura del seguidor de Juan a la del hombre  que forma parte del Reino. Una hipótesis es que, una vez muerto, Jesús dejara de considerar aceptable  el mensaje apocalíptico de Juan. Otra diferencia es que Juan habría vivido un ascetismo apocalíptico al contrario que Jesús (Lucas 7,31-35 =Mt 11,16-19).

En conclusión, Jesús paso de ser un discípulo apocalíptico de Juan a desarrollar su propio movimiento específico  distinto al de Juan donde primaba la inminente llegada del Reino. No obstante, hubo elementos propios de Juan que Jesús nunca abandonó por completo e incorporó a su movimiento, entre ellos el que motivó incidente en el Templo. Quiero insistir en que es posible como hecho histórico que Jesús siendo reconocido como un discipulo de Juan, hubiese sido llamado por los seguidores de Juan, a su liberación de Antipas. Esto es así, porque una característica del mesías que no es mencionada en Mateo, ni en Lucas y si en Isaias y el manuscrito 4Q521: es “la liberación de los cautivos o prisioneros”. Sabemos que Juan estaba en la cárcel, así que los discípulos de Juan el Evangelista acudieron a Jesús para pedirle si era el Mesías y si en realidad lo era, si iba a liberar a Juan de su cautiverio. Según los especialistas la fuente Q, debía contener mayoritariamente dichos de Jesús y en este pasaje de Mateo y Lucas nos encontramos efectivamente ante un dicho de Jesús acerca de Juan el Bautista. La composición de Q, según los expertos, es datable en Palestina entre el año 40 y el año 60 d.C. La omisión en la respuesta de Jesús de “liberar a los prisioneros” ¿ prueba la historicidad de estás palabras de Jesús?

Parece que Jesús les da una respuesta: “no voy a liberar a Juan”. ¿Por qué?

Es plausible que ante el arresto de Juan por Antipas, sus seguidores acudieran a Jesús en busca de auxilio. Si Juan era liberado por Jesús, este daría testimonio de ser el verdadero Mesías.

Tanto Juan como Jesús se inspiraron en el libro de Isaías, ambos sabían que una característica del Mesías era “liberar a los cautivos” y los discípulos de Juan pudieron haber pedido a Jesús una prueba mesiánica: “la liberación de su maestro”.

Por una parte Jesús tuvo una misión itinerante, siendo un blanco más díficil para Herodes Antipas, que Juan el Bautista. Jesús pudo haber rechazado la posibilidad de rescatar a Juan bien por el peligro o imposibilidad que ello entrañaba, bien por su rechazo a quienes pretendían establecer el Reino por las armas (veáse Mateo11:12) u otras razones que desconocemos. Finalmente en Mateo 11:7 y Lucas 7:24 los seguidores de Juan se marcharon.

Fue después de la ejecución de Juan, cuando Jesús se distanció más de su movimiento; de lo contrario no se comprende como los seguidores de Juan piden auxilio a Jesús.

Juan el Bautista

Juan el Bautista

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s