El Éxodo y la conexión Egea


Gerardo Jofre 22 de Noviembre de 2006

Apuntes de la Conferencia dada el 10-11-2006 en el canal IRC de AE

Egipto aparece mencionado expresamente más de doscientas veces en el Pentateuco, aunque podemos encontrar unas setecientas alusiones al país del Nilo. La relación Biblia-Egipto ha fascinado tanto a eruditos bíblicos, como filólogos, arqueólogos, egiptólogos e historiadores. Durante cientos de años se dio por cierto que el Éxodo recopilaba las crónicas históricas de la salida de los israelitas de Egipto. No se discutía la veracidad histórica de  la narración ni se dudaba de los milagros con que Dios había favorecido al pueblo de Israel. Fue durante el siglo XVII y XVIII con el desarrollo del racionalismo y  la ilustración cuando comienza la aparición de obras críticas sobre la Biblia como “Edad de la Razón” por Thomas Paine o “Bibl. Explic.” De François-Marie Arouet, más conocido como Voltaire.

El filósofo Espinosa (1632-1677) dijo (tract.Theolog. Pol. C.VI) que “los milagros suceden según el curso ordinario de la naturaleza”, entendía que los milagros son una consecuencia del orden y las leyes de la naturaleza, pues de lo contrario una suspensión o interrupción de ellas, no probaría la existencia de un Dios creador, omnipotente e infinitamente sabio. Sobre el paso de los israelitas por el Mar Rojo decía que “El paso del Mar Rojo fue efecto natural del viento del Oriente que toda la noche sopló con gran fuerza”.

Jean-Jacques  Rousseau  (1712-1778) decía “Más seguro estoy de mi juicio que de mis ojos” y  “Los milagros de los impostores se hacen en las encrucijadas, en los desiertos, en un aposento”.

M…eck, cap.5: “Los progresos de la física, han explicado muchos efectos naturales que se miraban como funestos presagios en los tiempos de ignorancia. La electricidad explica lo que es el rayo, etc. Los milagros vendrían también a colocarse en el número de los efectos naturales>” (s.XVIII).

David Hume (1711-1776) en su obra Décimo ensayo sobre el entendimiento humano, dice:”Un milagro es un efecto o un fenómeno contrario a las leyes de la naturaleza, Más como una experiencia constante e invariable nos convence de la certeza de estas leyes; la prueba contra el milagro, tomada de la certeza misma del hecho, es tan completa como pueda serlo otro argumento que ofrezca la experiencia. Luego no puede ser destruida por ningún testimonio sea el que fuere. En efecto la fe que damos a la deposición de los testigos oculares, está tan bien  fundada sobre la experiencia, es decir, sobre el conocimiento que tenemos de que este testimonio es ordinariamente conforme a la verdad. Luego si semejante testimonio es sobre un hecho milagroso, concurren dos experiencias opuestas, una de las cuales destruye a la otra, o a lo menos la mayor de ellas debe prevalecer a la más débil. Siendo, pues, mucho más probable que los testigos se engañen o quieran engañar que no que se interrumpa el curso de la naturaleza, debemos adherirnos más bien a la experiencia de la naturaleza que a la otra”.

A partir de estas tesis se buscaban explicaciones naturalistas de los milagros de la Biblia.  Y esas explicaciones naturalistas sobre las plagas de Egipto, o el paso de los israelitas por el Mar Rojo han seguido desarrollándose, como ahora veremos, hasta nuestros días. Sin embargo, hoy,  con el adelanto de las ciencias, el debate Egipto-Biblia a tomado un cariz más amplio y no se centra únicamente en los milagros, sino que versa sobre la propia historicidad del Éxodo hasta su propia raíz, es decir, hasta el punto de cuestionarse si hubo realmente israelitas en Egipto y si aquellos alguna vez salieron del país del Nilo. Si bien el debate sobre la historicidad del Éxodo lleva varios siglos abierto, el avance de la arqueología, egiptología y las ciencias, le han dado un nuevo rumbo.

El  15 de septiembre de 2004 tuvo lugar la conferencia “La Teoría Éxodo-Volcán” en la que explique  la tesis del egiptólogo Hans Goedicke  quien conecta el Éxodo con una erupción volcánica en el archipiélago de Santorini en tiempos de la reina Hatshepsut (1473 a.C.). Goedicke sostiene, dentro de esta línea naturalista de los milagros bíblicos, que la erupción en la Isla de Thera, en Santorini, al norte de Creta (Grecia) produjo la novena plaga bíblica, la columna de fuego y el milagro de la separación de las aguas del Mar Rojo.

 

Imagen de Santorini donde está localizado el volcán

Imagen de Santorini donde está localizado el volcán

 

El día 24 de septiembre 2004, el propio Hans Goedicke impartió una conferencia en Madrid que tenía por título: El Éxodo y las Fuentes Antiguas egipcias”, la cual versaba  sobre su teoría del volcán y el Éxodo.

Dos años después, nuevos datos han surgido.  El pasado 28 de abril de 2006 en el Daily Telegraph saltó la noticia de los resultados del equipo de la Universidad de Aarhus (Dinamarca) dirigido por Walter L. Friedich, profesor asociado en el Departamento de Ciencias de la Tierra de la misma universidad,  quien años antes descubrió en una capa de roca volcánica de Thera, los restos una rama de olivo que habían sido carbonizados por la erupción. La prueba del Carbono 14 dio como resultado una datación entre los años 1627 a.C. y 1600 a.C. aproximadamente. Simultáneamente, la Universidad de Cornell (EEUU) hizo otras dataciones de muestras de la región que situaban la explosión alrededor del 1660 y 1613 a.C. Es decir, la erupción se habría producido un siglo antes de lo que la arqueología sostiene. En las excavaciones austriacas en Tell el-Daba se halló material volcánico (ceniza) datado por los arqueólogos entorno al año 1475 a.C.-1500 a.C.

El 28 de agosto de 2006 la Universidad de Rhode Island (Nueva Inglaterra-EEUU) publicaba la noticia de que la erupción volcánica de Thera durante  la edad del bronce, fue mucho más grande y más extendida de lo que se pensaba hasta ahora. Durante las expediciones realizadas en abril y junio de 2006 los científicos de la Universidad de Rhode Island y el Centro helénico para la Investigación Marítima hallaron depósitos de piedra pómez volcánica y ceniza de 10 a 80 metros de espesor a una distancia de 20 a 30 kilómetros en todas las direcciones de la isla griega de Santorini. Así pues el volumen de material lanzado fue todavía mayor del que pensaba la comunidad científica. Hasta ahora se estimaba que unos 39 kilómetros cúbicos de magma y roca habían estallado del volcán, pero ahora las nuevas pruebas realizadas en los depósitos marítimos establecen  que fueron 60 kilómetros cúbicos de material volcánico. El impacto que habría tenido en las regiones vecinas habría sido considerable y desde luego, los efectos habrían llegado también a Egipto.

Así pues tenemos por un lado que los efectos de la explosión volcánica fueron mucho mayores de lo que hasta la fecha se pensaba y por otra parte que persiste una falta de acuerdo entre vulcanólogos y egiptólogos sobre la fecha de la destrucción volcánica de Thera. Tampoco es algo novedoso, pues ya no lo había anteriormente e incluso en el campo de la egiptología. Estudiosos del tema ven la fecha de Goedicke (1473 a.C.) como demasiado tardía, incluso para las cronologías conservadoras y es que otra teoría sobre el Éxodo relacionada con Thera se retrotrae a los tiempos del faraón Ahmosis I.

Un nuevo documental que lleva por título “EXODUS DECODED”(“El Éxodo descifrado”) producido en 2006 por Simcha Jacobovici, un cineasta canadiense judío, argumenta que el Éxodo tuvo lugar en tiempos del faraón Ahmosis I (entorno 1525-1500 a.C.) y  que el Éxodo estaría relacionado con la erupción volcánica de Thera en el mar Egeo hace 3.500 años. El documental, que es relatado por el director James Cameron (Director de la película “Titanic”), también trata de explicar “la ubicación” del Monte Sinaí.

 

Simcha Jacobovici

Simcha Jacobovici

 

La película cargada de efectos especiales y que ha tenido un coste de 3,5 millones de dólares, fue primero difundida a través del canal Discovery Channel en Canadá el pasado 17 de abril, y lo fue en el Festival cinematográfico de Jerusalén durante el mes de julio, fue emitida en el Canal Historia en Estados Unidos en agosto y  probablemente también será emitido en español a lo largo de los próximos meses.

Al igual que en el documental “MOISÉS” emitido a finales del año 2002 en el canal BBC1 del Reino Unido, donde se analizaban los efectos de la explosión volcánica, entre ellos un Tsunami que habría alcanzado la costa del delta egipcio; el documental “EXODUS DECODED” revisa nuevamente los efectos del volcán egeo y saca a la luz nuevas conclusiones.

Jacobovici se fundamenta en la denominada “Estela de la tormenta” o estela de Ahmosis. Sus fragmentos fueron encontrados en el tercer pilón del templo de Karnak en Tebas entre los años 1947 y 1951 por la misión francesa dirigida por Henri Chevrier. Una restauración de la estela y traducción del texto fue publicada por el egiptólogo Claude  Vandersleyen en el año 1967. En 1968 Vandersleyen añadió dos fragmentos más a la estela, uno en la parte superior de la inscripción y otro en la línea 10 del texto.

 

Estela de la tormenta

Estela de la tormenta

 

En la parte superior de la estela se ovacionan los títulos del rey Ahmosis y se recitan fórmulas religiosas. Posteriormente se describe una terrible tormenta que ha sido vista por algunos como un testimonio de la catástrofe de Santorini. Lamentablemente  la parte que refiere a la descripción de la tormenta es la más dañada y la que se puede ver con mayor claridad es la siguiente, es decir, la que detalla las medidas tomadas por el faraón para reparar los daños producidos por este desastre natural.

Parte del texto dice así (traducido del inglés):
Línea 7 “…los dioses expresaron (mostraron)
Línea 8“su descontentolos dioses (han hecho) manifestarse el cielo con una tormenta de (lluvia); se ha oscurecido toda la región occidental; el cielo está (furioso)”.
Línea 9 “(……), sin….más que el rugido de la muchedumbre; era….poderoso sobre las montañas más que laturbulencia de él”.
Línea 10”la catarata (……….) colosalCada casacada refugio (o cada lugar cubierto) que ellos alcanzaron…”.
Línea 11”se flotaba en el agua como las cortezas de papiro (sobre el exterior) de la residencia real durante día(s)…”.
Línea 12”sin nadie capaz de alumbrar (encender) la antorcha en todas partes. ¡Entonces su majestad dijo (….) estos acontecimientos sobrepasan el poder del gran dios y los testamentos de las divinidades! Y su majestad descendió
………………
Línea 14 “Después de que el poder de dios fue manifestado. Entonces su majestad llegó a Thebas…(……………………..)
………….
………….
Línea17 “entonces su majestad fue informada de los recintos funerarios que habían sido invadidos por el agua, que las cámaras sepulcrales habían sido dañadas, que las estructuras de recintos funerarios habían sido minados, que las pirámides se habían (derrumbado).

Línea 18 “todo lo que existió había sido aniquilado, Su majestad entonces ordenó la reparación de las capillas que se habían caído en ruinas en todo el país, la restauración de los
Línea 19 “monumentos de los dioses, la nueva erección de sus alrededores, el reemplazo de los objetos sagrados……………”

Jacobovici sostiene que la descripción que aparece en la estela de la tormenta se asemeja a la narración del  Éxodo. En la Biblia, la séptima plaga es una tormenta de granizo. (Éxodo 9:23-24) ”Moisés extendió su cayado hacía el cielo y Yavhé lanzó truenos, granizos y rayos a la tierra. Yavhé desencadeno una lluvia de granizo sobre el país de Egipto. El granizo y los rayos mezclados con el granizo fueron tan fuertes que nunca se había visto una cosa semejante en el país de Egipto desde que comenzó a ser nación”. También la Biblia habla de la novena plaga, las tinieblas que sumieron en una profunda oscuridad a Egipto. (Éxodo 10:21-23) “Yavhé dijo a Moisés: <<Extiende tu mano hacia el cielo y aparezcan sobre el país de Egipto tinieblas, tinieblas densas>> Extendió Moisés su mano hacía el cielo y unas densas tinieblas cubrieron durante tres días el país de Egipto. No se veían unos a otros, y nadie se levantó de sus sitio por espacio de tres días…”). También añade Jacobovici que  en la línea 14 se habla de la manifestación del poder de dios (en singular) lo que es extraño.

En mi opinión una objeción a la estela de la tormenta y su relación con el Éxodo es que no hay mención alguna al granizo mezclado con fuego. Se habla de lluvia e inundaciones, pero nada de granizo, salvo que la palabra granizo estuviera en la parte deteriorada o perdida para siempre de esta estela.

A falta de mención al granizo, Jacobovici se aferra al Papiro de Ipuwer. Este papiro del que ya habíamos hablado en otra ocasión,  narra grandes desastres en la tierra de Egipto similares a las diez plagas de Egipto. En una de estas catástrofes, el Papiro de Ipuwer cuenta que Egipto fue azotado por una lluvia mezclada de hielo y fuego. Además la erupción de Thera habría elevado una nube de ceniza hasta la estratosfera y junto con el vapor de agua, la ceniza y los cristales de hielo se habrían compactado creando una especie de granizo. Efectivamente un fenómeno similar se produjo en mayo de este año, debido a la explosión del Volcán Tingo María en Perú, en donde la población del distrito de Ubinas soportó –por unos minutos– la caída de una especie de granizo provocado por el proceso eruptivo del volcán.

Es posible por consiguiente un granizo mezclado con ceniza volcánica, pero el problema está en la datación del Papiro de Ipuwer. Para la mayor parte de los egiptólogos su datación es entre 2100 a..C. y 1700 a.C., mucho antes de Ahmosis.

Ahmosis I fue el faraón fundador de la XVIII Dinastía (1550 –1525 a.C.). Durante su reinado los hicsos, una población de origen semítica, fueron expulsados de Egipto. Se ha barajado la posibilidad de que los hicsos contuvieran población israelita y Jacobovici sugiere en su documental que la expulsión de los hicsos fue el Éxodo. Simcha muestra unas imágenes de una tumba en Beni Hassan a 400 kilómetros al sur de Avaris, donde aparece gente semítica occidental entrando en Egipto. En los jeroglíficos se les llaman “Amu”, que significa gente de dios. Las pinturas de esta tumba están datadas por una inscripción del año sexto del reinado de Sesostris II,  en 1890 a.C.  Tampoco veo una relación suficientemente clara entre estas pinturas y Génesis 46:26, cuando Jacob se instala en Egipto y tampoco lo es el hallazgo en Tell el-Daba (Avaris) de 9 sellos con forma de escarabajo con el  nombre “Jacob”(Y’QB-HR). Como ya explique en otras ocasiones el nombre semítico Jacob fue muy común durante el bronce medio y además el nombre de Jacob ha sido hallado en otros lugares fuera de Egipto. Se han hallado otros escarabeos con el nombre de Jacob en Tell Shiqmona que datan del mismo periodo (s.XVIII a.C.), cerca de Haifa varios y otros en Kabri, cerca de Nahariya. No es por consiguiente una prueba clara de que los israelitas llegaron a Egipto en este periodo.

Los partidarios de esta teoría sostienen que Seqenenre Tao II es el faraón de la opresión, mientras que Ahmosis, nombre que en hebreo dicen significa hermano de Moisés,  sería el faraón del Éxodo. En mi opinión el significado del nombre Ahmosis en  nada lo relaciona con la vida de Moisés, pues sabemos que el nombre Moisés es un nombre de origen egipcio que significa  “hijo de” y de hecho aparece como nombre compuesto en otros faraones como Tut-Moses.

A unos 400 kilómetros al Sur del Delta el documental nos traslada a las  minas de turquesa de  Serabit el-Khadem al noroeste del Sinaí. En estas minas han sido localizadas varias inscripciones tanto en jeroglíficos egipcios como en escritura protocananea. Las inscripciones semíticas parecen haber sido escritas por esclavos asiáticos que trabajaron en las minas. Jacobovici data la escritura entorno al 1500 a.C., sin embargo los estudiosos todavía no se han puesto de acuerdo.  Algunos especialistas las datan del Imperio Medio (2040 a.C. aprox.-1640 a.C aprox..) y otros creen que fueron hechas  durante el Imperio Nuevo (1550-1070 a.C aprox.). Una de estas inscripciones dice: “¡ÉL-, sálvame!”, lo que parece una súplica a Yhavé. El editor de la revista Biblical Archeology Review y fundador de Biblical Archaeology Society Hershel Shanks discrepa de Jacobovici y argumenta que la inscripción de Serabit el-Khadem no tiene porque estar clamando a un dios israelita. Además su desciframiento no es todavía concluyente.

 

Inscripción de Serabit el-Khadem

Inscripción de Serabit el-Khadem

 

Ahora, volvamos a la estela de Ahmosis:

Jacobovici añade que la estela contiene un sincronismo con la Biblia. La estela cuenta como las estatuas de los dioses habían caído en tierra. ¿Un terremoto? Se sabe por las excavaciones en Akrotini (Thera) realizadas por el arqueólogo Spyridon Marinatos que además de la erupción hubo un terremoto. ¿Un maremoto en el archipiélago de Santorini habría sido sentido en Egipto?: No hay duda que si. Baste poner el ejemplo del terremoto que azotó el  Mar Egeo el pasado 9 de enero de 2006. El seísmo de entre 6,4 y 6,9 grados en la escala de Richter tuvo su epicentro localizado bajo el fondo del mar, a 200 kilómetros al sur de Atenas y a 20 kilómetros al este de la isla de Kythira. La Isla de Kythira esta muy paralela a Santorini. Este temblor tuvo varias réplicas y se notó en Italia, en Croacia, en Israel y en Egipto. En 1908 hubo otro en la misma zona de escala 7,2  e igualmente se sintió en el delta del Nilo.

 

La Isla de Kythira muy paralela a Santorini

La Isla de Kythira muy paralela a Santorini

 

Distinto fue el terremoto que asoló Egipto el 12 de octubre de 1992. El resultado fueron 552 muertos en un terremoto de entre 5,5 y 6 grados en la escala de Richter.

Es seguro que al igual que la explosión volcánica, el terremoto que se produjo en Santorini durante la edad de Bronce se sintiera en  Egipto. Lo difícil es relacionar la estela de la tormenta con este terremoto.

Intercede el documental en que las plagas tienen una conexión egea. Que la explosión en Thera y los terremotos son la explicación natural a los milagros que narra el libro del Éxodo. La gran falla que separa la placa arábica y africana pasa por el Mar de Galilea, el Mar Muerto y el Mar Rojo. De hecho el Mar Rojo es el resultado de la separación de la placa arábiga y la africana. Hace 30 millones de años la península arábiga comenzó a separarse de África, creándose de forma progresiva el Mar Rojo. La separación continúa en nuestros días, por lo que dentro de millones de años el Mar Rojo se habrá convertido en un nuevo océano (teoría de John Tuzo Wilson). Hay también dos líneas de falla que pasan por el canal de Suez y  otra entre el Nilo y Avaris. Bajo Santorini tenemos la falla que une la placa euroasiática. Primero veamos un mapa actual realizado por la NASA de la localización de las placas tectónicas en:

 

Mapa actual realizado por la NASA de la localización de las placas tectónicas

Mapa actual realizado por la NASA de la localización de las placas tectónicas

 

y seguidamente veamos la siguiente imagen:

 

Placas tectónicas

Placas tectónicas

 

No hay duda que en el antiguo Egipto hubo terremotos, pero ¿acaso una actividad volcánica o un terremoto podrían explicar la plaga de la muerte de los primogénitos o las aguas sanguinolentas del Nilo?

Simcha Jacobovici cree que si. En su documental sostiene que en el Nilo se pudo haber producido una“erupción límnica”.  Una erupción límnica es un fenómeno geológico extraño, del cual sólo se tiene constancia histórica en dos zonas vecinas. En el lago Monoun (Camerún) el 15 de agosto de 1984 y en el lago Nyos en 1986.  Al tratarse de un hecho volcánico raro, es difícil determinar si ha habido erupciones límnicas en otras partes, aunque se estima que otro lago de alto riesgo es el lago Kivu, entre la frontera de la República democrática del Congo y Ruanda. Para que haya una erupción límnica, un lago debe ser saturado de gas procedente de un volcán. Bajo el lago se produce una sobrecarga de CO2 y   un terremoto,  un derrumbamiento o una erupción volcánica, produce la liberación de la bolsa de gas, que sale a la superficie en forma de burbujas. Al salir al exterior forma una nube de gas C02 y desplaza el agua formando un Tsunami.

Debe ser un lago muy profundo, estable, tropical y volcánico. Además debe ser un lago meromíctico, es decir, que tenga dos capas de agua que no se mezclan. En la parte más profunda del lago no hay vida, porque no hay oxígeno, sino dióxido de carbono. Este dióxido de carbono se acumula en el fondo (0,38 x10.000.000 m3/año en Lago Monoun y 2,8×10.000.000m3/año en Lago Nyos). La liberación de gas se puede producir cada varios años (L. Monoun), décadas (L. Nyos) o milenios (L.Kivu).

Podemos observar que a mayor profundidad del lago, mayor tiempo en saturación de gas (Profundidad media Lago Monoun=90 m; profundidad media lago Nyos= 210 m; profundidad media lago Kivu=240 m). Cuando un terremoto, una explosión o una erupción sacúde el lago, el gas letal se libera y sube a la superficie produciendo efectos devastadores.
La erupción límnica del lago Nyos sacó a la superficie 1,6 millones de toneladas de CO2 que asfixió en 1986 a 1.800 personas en un radio de 200 millas. La nube de gas que emanó de la parte este del lago Monoun en 1984 vino precedida de un estallido y mató a 37 personas. El dióxido de carbono es un gas 1,5 veces más pesado que el aire, no se eleva y se mantiene concentrado a baja altura, de ahí su peligro.  Otro ejemplo de concentraciones de CO2 se prodúcen en el Monte Nyrangongo, en el Congo. Allí se ha producido en ocasiones el envenenamiento de niños que aventuran por algunas áreas del monte; donde sale un gas expulsado por grietas en la tierra; no produciéndose en adultos debido a la altura de estos. En el lago Monoun las muertes se produjeron en un área de baja altura. La nube de gas era blanquecina con olor a ácido amargo y las víctimas tenían decoloraciones en la piel y abrasiones. La vegetación aparecía aplastada alrededor del lago por una ola y los supervivientes estaban situados en zonas más elevadas. En  el lago Kivu, el profesor Robert Hecky de la Universidad de Michigan, ha obtenido pruebas que demuestran que las criaturas del lago se extinguen cada mil años aproximadamente y que la vegetación cercana al lago es completamente barrida.

Además, según el profesor Jorge Kling, las aguas inferiores de estos lagos contienen altas concentraciones de hierro disuelto que cuando emerge a la superficie, al ponerse en contacto con el oxígeno, se convierte en hidróxido de hierro que le da al agua una coloración pardusca o rojiza.

¿Decoloraciones o abrasiones que parecen úlceras?, ¿hidróxido de hierro que da un color sangre al lago?, ¿una nube de gas que mata a las personas?, todo ello nos hace pensar en algunas de las plagas de Egipto; pero ¿Puede darse una erupción límnica en el Nilo?

En mi opinión es geológicamente imposible.  Para empezar el fenómeno límnico únicamente se produce en lagos, no en ríos y además porque el movimiento de las aguas del Nilo impediría  saturaciones de gas o minerales.

En segundo lugar no hay constancia en los sedimentos del Nilo, a diferencia del lago Kivu, que haya habido alguna vez actividad límnica. Tampoco el Nilo es meromíctico porque contiene vida en su lecho, ni tiene profundidad suficiente (Profundidad media 15,24-22,86 m). Además hemos observado que a mayor profundidad, mayor tiempo de saturación de gas en el lago, lo cual significa que si el Nilo estuviese gasificado, cada pocos meses habría emanaciones de gas; lo cual nunca se ha producido. ¿Y en los lagos de Egipto?

Nada de esto aparece en los estudios realizados en los lagos del Delta del Nilo. Por ejemplo el Lago Menzaleh (Manzala). Esta laguna litoral cuyo nombre en árabe es Buhayrat al-Manzilah, tiene aproximadamente 40 km. de ancho y 60 km. de largo, contiene más de 1000 islas dispersas por el lago y tiene una profundidad media de 1,3 metros; hasta el punto de que sólo la parte norte es navegable, pues en el sur el agua es muy baja y pantanosa. No se cumplen los requisitos para darse una actividad límnica.

Comenta Jacobovici en su documental que el dióxido de carbono es la décima plaga y que el gas tóxico, más pesado que el aire, circulaba en las zonas más bajas, asfixiando de forma selectiva a los primogénitos varones de Egipto. Continúa defendiendo la idea de que los primogénitos varones tenían una posición privilegiada en el antiguo Egipto y que dormían en camas egipcias a ras del suelo, mientras que el resto de hermanos y hermanas solían dormir en la parte superior de las viviendas. Aporta Jacobovici el hallazgo en Avaris de una tumba masiva sólo de varones. Lo que parece un entierro rápido, tal vez producido por una epidemia. Asimismo añade que el primogénito de Ahmosis murió muy joven, cuando contaba sólo con 12 años.

Pero Jacobovici vuelve a errar, los enterramientos masivos en Tel el-Daba son de la XVIII Dinastía, posterior a la expulsión de los hicsos. Además un examen antropológico confirmó que los individuos enterrados comprenden una edad entre 18 y 25 años, algunos de ellos son nubios que probablemente habían sido empleados en el ejército egipcio durante este periodo. Se hallaron puntas de flecha y el lugar de entierro es cercano a la zona militar, por lo que lo más probable es que fueran soldados que murieron a causa de alguna epidemia.

Por último el documental menciona la inscripción de el-Arish. Se trata de una inscripción ptolemaica (305-31 a.C.) hallada en El-Arish. Jacobovici piensa que  esta inscripción narra la historia del éxodo desde el punto de vista del Faraón. En realidad, esto no es así, sino que  el texto contiene la historia de los dioses  Shu,  Geb y Ra.. Dice Jacobovici que en la inscripción de el-Arish se menciona a Moisés como el Príncipe del Desierto”, cuando en realidad aparecen otras palabras como “gran jefe del llano ”  o “ príncipe de las colinas ”.Jacobovici hace una interpretación tendenciosa de la inscripción de El-Arish, cogiendo una frase de la inscripción y emparejándola con una frase de la Biblia, para luego decir que ambos textos narran los mismos hechos.

La conclusión es que el documental “Exodus decoded” es un documental sensacionalista que aporta una teoría sobre el Éxodo y Ahmosis que no se sostiene por si misma. El problema está en las propias pruebas arqueológicas que aparecen en el documental, que en mi opinión están sacadas de contexto y en las dudas o contradicciones que se producen si situamos el éxodo israelita en tiempos de Ahmosis.  No es de extrañar que “Exodus Decoded” haya tenido muchísimas críticas que han salido publicadas en la red, incluso Bryan G.Wood ha llegado a comparar en su artículo Debunking “The Exodus Decoded”(Associates for Biblical Research) el documental de Jacobovici con la película “El Código Da Vinci”. “Exodus decoded” no descodifica el Éxodo, pero el análisis crítico que hemos realizado al documental nos permite ver que la conexión egea es y seguirá siendo a lo largo de los próximos años uno de los puntos más estudiados.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s