EL TEMOR A DIOS EN EL JUDAÍSMO


EL TEMOR A DIOS EN EL JUDAÍSMO

autor: Gerardo Jofre

03/07/2013

 

                        GÉNESIS 1:1

 

Dice el libro del Zohar que “En el principio”, el Génesis, es el temor al Eterno. El temor es el principio de la sabiduría. Es decir, sin temor a Dios no se puede acceder al conocimiento de la Torá. ¿Pero cómo debe ser el temor a Dios?. Dicen los sabios judíos que no se debe temer a Dios pensando en uno mismo, sino que debe temerse por el temor mismo. Esta categoría de temor pensando en uno mismo se circunscribe a las cosas de este mundo, a lo material. Y luego hay quien teme a Dios por el castigo eterno. Ninguna de estas dos clases de temor es la raíz del temor a Dios. Para el judaísmo el temor a Dios principal es aquel que viene dado al reconocer al Creador mismo y que ante él no somos nada. La persona debe colocar su voluntad en ese lugar denominado “temor”.El temor es la puerta que lleva a todos los niveles de santidad y sin el temor al Eterno, la fuerza del mal se apega a la persona y por ello está incluido en la primera palabra hebrea del Génesis “En el principio”. Y es porque el temor verdadero a Dios es el fundamento de todos los otros preceptos de la Torá. Quien cuida el precepto del temor, cuida todo el resto de preceptos de la Torá porque todos sus pasos están marcados por la santidad. Esta escrito: “Bereshit bará Elohim et hashamáyim ve’et ha’árets”.“En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Bereshit 1:1), es decir, debido al temor creó Elohim los cielos y la tierra, ya que el objetivo de la creación es corregir el mundo a través de que las personas implanten el reino de Elohim por medio del cumplimiento dela Torá. El temor por tanto es la puerta principal que conduce a este objetivo y quien lo traspase, va más allá de los preceptos dela Torá y el castigo es lo que añade el versículo siguiente (Bereshit 1:2)“Veja’arets hayetah tojú vavojú vejóshej al-peney tejom verúaj Elohim merajéfet al-peney hamáyim. Y la tierra estaba vana(1) vacía(2),y (había) oscuridad(3)sobre la faz del abismo, y el espíritu (4)de Dios se cernía sobre la faz de las aguas. En esta frase se ven los cuatro castigos del Sanedrín para castigar a los culpables, tal y como añade la Misná, en Sanedrín 7:1. Cuatro penas que si bien fueron abolidas físicamente, los sabios enseñan que no lo fueron de forma espiritual. El Tojú simboliza la estrangulación, el vavojú la lapidación, la oscuridad es la muerte a través del fuego (en el judaísmo la oscuridad se relaciona con el fuego,esta interpretación procede del libro del Deuteronomio Capítulo 4:11 y Capítulo 5:20), se refiere al fuego eterno que consume a los pecadores, algo que ha sido recogido después por el cristianismo en la figura del Infierno y purgatorio).Por último, tenemos “el espíritu” que refiere a la muerte por decapitación mediante la espada que es denominada “viento”,porque para los sabios judíos tras la espada viene un viento que es lo que mata realmente a la persona.EL TEMOR ES EL PRINCIPIO DE LA SABIDURIA

EL TEMOR ES EL PRINCIPIO DE LA SABIDURIA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s