LOS SUEÑOS DEL FARAÓN EN EL MIDRASH


LOS SUEÑOS DEL FARAÓN EN EL MIDRASH

Autor: Gerardo Jofre

06/12/2013

jose y el faraón

 

La lengua hebrea y aramea nos proporciona una mayor información de datos cuando analizamos determinados textos bíblicos. Es lo que sucede en el relato de José y los sueños del faraón. Los datos que nos ofrecen los análisis del texto en hebreo en relación al faraón de Egipto son relevantes. El capítulo 41 del libro del Génesis es continuación de la tradición elohista, aunque a partir del versículo 33, muestra restos de una tradición yahvista. Recordar que la tradición yahvista es la fuente más antigua de la Biblia y corresponde a los siglos X y IX a.C.

El fragmento objeto de análisis que hoy vamos a tomar es únicamente el capítulo 41 versículos del 1 al 15.

 

GÉNESIS 41:1 Y ACONTECIO que pasados dos años tuvo Faraón un sueño: Parecíale que estaba junto al río; 2 Y que del río subían siete vacas, hermosas á la vista, y muy gordas, y pacían en el prado: 3 Y que otras siete vacas subían tras ellas del río, de fea vista, y enjutas de carne, y se pararon cerca de las vacas hermosas á la orilla del río: 4 Y que las vacas de fea vista y enjutas de carne devoraban á las siete vacas hermosas y muy gordas. Y despertó Faraón. 5 Durmióse de nuevo, y soñó la segunda vez: Que siete espigas llenas y hermosas subían de una sola caña: 6 Y que otras siete espigas menudas y abatidas del Solano, salían después de ellas: 7 Y las siete espigas menudas devoraban á las siete espigas gruesas y llenas. Y despertó Faraón, y he aquí que era sueño. 8 Y acaeció que á la mañana estaba agitado su espíritu; y envió é hizo llamar á todos los magos de Egipto, y á todos sus sabios: y contóles Faraón sus sueños, mas no había quien á Faraón los declarase. 9 Entonces el principal de los coperos habló á Faraón, diciendo: Acuérdome hoy de mis faltas: 10 Faraón se enojó contra sus siervos, y á mí me echó á la prisión de la casa del capitán de los de la guardia, á mí y al principal de los panaderos: 11 Y yo y él vimos un sueño una misma noche: cada uno soñó conforme á la declaración de su sueño. 12 Y estaba allí con nosotros un mozo Hebreo, sirviente del capitán de los de la guardia; y se lo contamos, y él nos declaró nuestros sueños, y declaró á cada uno conforme á su sueño. 13 Y aconteció que como él nos declaró, así fué: á mí me hizo volver á mi puesto, é hizo colgar al otro.14 Entonces Faraón envió y llamó á José; é hiciéronle salir corriendo de la cárcel, y le cortaron el pelo, y mudaron sus vestidos, y vino á Faraón. 15 Y dijo Faraón á José: Yo he tenido un sueño, y no hay quien lo declare; mas he oído decir de ti, que oyes sueños para declararlos.

 

La frase: “Y despertó Faraón, y he aquí que era sueño. 8 Y acaeció que á la mañana estaba agitado su espíritu”. Aquí, Rabi Shlomo Yitzjaki, más conocido como Rashi, explicó a que ser refiere “que estaba agitado el espíritu de faraón”. El Tárgum, la traducción del hebreo al arameo de la Torá, el verbo “agitar” es VATIPA’EM. Es decir, que debido a su inquietud, el corazón del faraón se agitaba en su interior como el badajo de una campana. Esto significa que el faraón tuvo una TAQUICARDIA.

Aquí Rashi relaciona el sueño del faraón con el sueño que siglos más tarde tendría el rey Nabucodonosor II en el relato de Daniel 2:1. Sin embargo Rashi observa una diferencia importante en el texto entre el sueño del faraón y el sueño de Nabucodonosor.

Veamos el texto de Daniel 2:1 En el segundo año del reinado de Nabucodonosor, tuvo Nabucodonosor sueños, y se perturbó su espíritu, y se le fue el sueño.

2:2 Hizo llamar el rey a magos, astrólogos, encantadores y caldeos, para que le explicasen sus sueños. Vinieron, pues, y se presentaron delante del rey.


2:3 Y el rey les dijo: He tenido un sueño, y mi espíritu se ha turbado por saber el sueño.

Aquí el verbo agitar aparece como “ tith’pa’em “ , diferente a “ vatipa’em . ¿ por qué esta diferencia?

Al parecer la diferencia es sustancial. En el sueño del faraón, éste recuerda perfectamente el sueño, pero no recuerda su interpretación, mientras que en el sueño de Nabucodonosor, éste no recuerda ni tan siquiera el sueño. Esto hace que Nabucodonosor tuviera una doble preocupación (no recordar el sueño y no saber su interpretación).

Esta doble preocupación de Nabucodonosor podemos verla en el siguiente análisis:

 Sueño Faraón Egipto

La expresión hebrea para describir la doble preocupación de Nabucodonosor aparece en hebreo con una doble letra “TAV”, una por cada preocupación, mientras que la misma expresión referida al faraón de Egipto únicamente lleva una “Tav”, una sola preocupación.

Un Midrash dice que los sueños hasta la primera parte de la noche proceden de nuestras preocupaciones, mientras que aquellos sueños que se dan al final de la noche, posiblemente vienen de Dios. Esto es así, porque el judaísmo entiende que a partir de la segunda parte de la noche, la mente de la persona que duerme está completamente ausente, totalmente desconectada de su consciencia y por ello se está más cerca de Akadosh Baruju (Dios). La frase de Génesis 41:8 “ Y acaeció que a la mañana estaba agitado su espíritu”, indica que el sueño del faraón se produjo al final de la noche y principio ya de la mañana, siendo un sueño de Dios.

Y continua el texto “ y envió é hizo llamar á todos los magos de Egipto”.

Aquí en hebreo “mago” , se refiere a los nigromantes (casa de huesos), en hebreo tenemos la raíz“ chartom “, antiguamente adivinación mediante los huesos de los muertos, de ahí deriva la palabra actual “cartomancia” que se atribuye al poseedor de un conocimiento oculto, y en época más moderna, a través de las cartas.

Estos nigromantes o adivinos no ofrecían ninguna interpretación convincente al faraón. Ello era así, porque el faraón conocía su sueño y sabía su interpretación, pero la había olvidado al momento de despertarse. Alguien le tenía que recordar la interpretación del sueño de Dios.

Faraón se daba cuenta que los nigromantes erraban en sus interpretaciones porque sabía que su sueño tenía relación con su ocupación, su gobierno y no con su situación personal.

A partír del versículo 12, el jefe de los coperos habló al faraón sobre José. Llama la atención a Rashi los términos despreciativos con los que se refiere este egipcio a José: “un jovenzuelo, hebreo, siervo del capitán de los de la guardia”. El Midrash Bereshit Rabá nos resalta el uso de estos términos despectivos por el jefe de los coperos. El término mozo, jovenzuelo, o muchacho, que aparece en el texto hebreo, se está refiriendo a la inmadurez de la persona, aun cuando el propio relato nos dice que José tenía ya 30 años cuando suceden los acontecimientos. En gematría hebrea , el valor numérico de la palabra “ na`ar “(JOVEN) tiene el mismo valor numérico que la palabra hebrea “INMADURO”. El término “hebreo” usado alude a que José desconoce la lengua egipcia culta y por último, el hecho de manifestar al faraón que se trata de un siervo, cuando el propio faraón puede saberlo, es para recordar al faraón que ningún siervo puede ejercer autoridad sobre Egipto. Al copero le preocupaba que José dejara de ser un siervo y pasara a tener un puesto de autoridad. El sistema de gobierno en el antiguo Egipto estaba estrechamente vinculado con la religión y los sueños formaban parte de lo trascendente, de lo sobrenatural y por tanto también de lo religioso.

Génesis 41:14 Entonces Faraón envió y llamó á José; é hiciéronle salir corriendo de la cárcel, y le cortaron el pelo, y mudaron sus vestidos, y vino á Faraón.

Aquí la palabra cárcel o calabozo en hebreo es “bowr“ que significa “foso”, en el sentido de que los fosos eran utilizados en la antigüedad como cárceles. De esta forma José comprende la razón de su venta por sus hermanos. El sueño sólo debe interpretarse para sí mismo. El soñador es el dueño de su sueño, pero José lo publicó. Los hermanos de José lo metieron en un foso y el faraón lo sacó.

Esta frase suele traducirse erróneamente como que “le cortaron el pelo y mudaron sus vestidos”, cuando en realidad debe leerse del hebreo: “ se afeitó y se mudo de vestido el mismo”. José sabía que debía estar presentable ante el rey de Egipto.

Para el pueblo judío José salió del calabozo en Rosh Ashaná, principio de año judío, el día 24 de septiembre del año 1.532 a.C., siendo una alusión al Mesías.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s