Las diez plagas de Egipto


Gerardo Jofre » 06 Jun 2004

Saludos Evelyn

La interpretación naturalista del milagro bíblico es apoyada por una parte de los exegetas modernos. Esta interpretación se basa en explicaciones de tipo racionalista o naturalista de ciertos prodigios que aparecen mencionados en el Antiguo Testamento. Una teoría racionalista sobre la novena plaga de Egipto se basa en la erupción del Volcán de la Isla de Thera (Santorini) que tuvo lugar alrededor del siglo XVI a.C.

Sobre la novena plaga dice la Biblia (Éxodo10,22-23):<<Y Extendió Moisés la mano hacía el cielo: y hubo tinieblas horribles en toda la tierra de Egipto por tres días>>. << Ninguno vió a su hermano, ni se movió del lugar en que estaba, pero donde quiera que habitaban los hijos de Israel había luz>>.

La propia Isla de Santorini es un volcán y la explosión que hubo en aquella época fue una de las más grandes conocidas de los últimos 10.000 años. La fuerza de la explosión fue miles de veces superior a una bomba de un megatón.

Egipto está a 800 kilómetros de distancia de Santorini, ¿ Pudieron llegar hasta tan lejos los efectos de la erupción?.

Hans Goedickie, egiptólogo de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore sostiene que las cenizas llegaron a Egipto. El Oceanógrafo y profesor Daniel Stanley de la Smithsonian Institution en Washington,DC, tras hacer perforaciones, confirmó las sospechas de Goedickie al hallar en el Delta, restos volcánicos de la erupción de Santorini. El profesor Stanley observó que los cristales volcánicos son de gran tamaño lo que en cálculos puede entenderse que en Egipto fue oída la explosión, el cielo se oscureció y hubo una lluvia de ceniza.

En el Templo de Karnak se ha encontrado una inscripción del año 1538 a.C. que dice: <<Los dioses hicieron que cayese del cielo una lluvia sin pausa entre tinieblas, el estrépito fue más sonoro que los gritos de las masas>>.

Sin embargo, la erupción no sólo explicaría la novena plaga, sino otros acontecimientos milagrosos, sujetos a una interpretación naturalista.

Éxodo 13,21-22: <<Y el Señor iba delante de ellos para mostrar el camino, de día en columna de nueve y de noche en columna de fuego, para ser guía en camino en uno y otro tiempo>>. << Nunca faltó la columna de nube por el día, ni la columna de fuego por la noche delante del pueblo >>

En estos versículos se describe una columna con forma de nube durante el día y fuego por la noche que guía a Moisés y los hebreos en su salida de Egipto. Si bien sabemos que por la curvatura de la Tierra no era posible visualizar el volcán de Santorini desde Egipto, según el profesor Stanley, las cenizas se elevaron hasta 60 kilómetros por encima del nivel del mar, algo perfectamente visible desde Egipto. Los egipcios debieron ver una nube negruzca hacía el noroeste, pero no podían ver la lava.

¿ Fue entonces ésta, la nube que guió a Moisés y los Israelitas a salir de Egipto?
Dentro de la interpretación naturalista del milagro, el paso de los Israelitas por las aguas del Mar Rojo es tal vez, el milagro más llamativo.

Éxodo 14,21: << Y habiendo extendido Moisés la mano sobre el mar, lo retiró el Señor, soplando toda la noche un viento recio y abrasador y lo convirtió en seco: y el agua quedó dividida >>.

Aquí las palabras “un viento recio y abrasador “ son traducidas de la versión griega como “ Viento ábrego muy recio “, mientras que en la versión hebrea se traduce como “ viento solano fuerte “. En cualquier caso la traducción “ Mar Rojo “ es incorrecta y debe leerse “ mar de juncos “, pues la versión hebrea así lo indica y fue al trasladarlo al griego (versión de los LXX), cuando el copista comete el error de traslación. Después la versión griega es traducida al latín a través de la vulgata y con ella se arrastra el error de traducción “Mar Rojo”.

Algunos sostienen que el paso por esta agua, se debió al vado natural de Suez. No era imposible en un terreno poco profundo, que se abriera un pasaje entre las olas cuando se conjugaban favorablemente el régimen de vientos y mareas, pero el reflujo por este camino era peligroso, de ahí el ahogamiento de los egipcios.

La última teoría salió a la luz el pasado dos de febrero de 2004, por aquel entonces, Naum Volzinger, del Instituto de San Petersburgo de Oceanología, y su colega Alexei Androsov de Hamburgo, determinaron que un filón recorre de Egipto hacia el norte del Mar rojo. Piensan que este filón estaba mucho más cercano de la superficie en tiempos Bíblicos, sobre el año
1500 a.C. El trabajo de estos investigadores rusos ha sido recientemente publicado en el Boletín de la Academia Rusa de las Ciencias.

Dependiendo de los movimientos meteorológicos y de marea, el filón podría
haber sido expuesto durante horas completas, según la nueva teoría.

” Si el viento soplara toda la noche a una velocidad de 30 metros
(aproximadamente 98 pies 1/2) por segundo, entonces el filón quedaría seco, ”
declaró Volzinger al diario The Moscow Times ” Esto daría a los judíos unas
cuatro horas para cruzar el filón de siete kilómetros que corre de un extremo al otro. Entonces, en media hora, las aguas volverían a su sitio de origen. ”

Al margen de esta teoría, existe otra protagonizada por el Volcán de Santorini:

A 110 kilómetros de Santorini se encuentra la Isla de Creta. En su costa norte el arqueólogo Colin Macdonald de la Escuela Británica de Arqueología en Atenas ( Grecia) ha hallado piedras pómez del volcán Santorini. Esta clase de piedra pesa demasiado para volar y alcanzar los 110 kilómetros, pero es lo suficientemente ligera para flotar y ser arrastrada por las corrientes marinas.

Lo realmente novedoso es que las piedras pómez fueron halladas en colinas de 60 metros de altura. Descartando que halla sido trasportada por el hombre, la única posibilidad natural de alcanzar esa altura, es que fuera depositada por un maremoto.

En los maremotos cada ola va precedida de una masiva retirada de agua, al igual que se describe en la Biblia.¿ Es posible que a Egipto llegasen los efectos de un maremoto?
Pensemos que entre la Isla de Thera y Egipto no hay Isla o terreno que frene u obstaculice la onda que genera la ola gigante. Se ha calculado que una ola gigante producida por la explosión del volcán de Santorini, hubiese alcanzado una velocidad de 600 kilómetros por hora, de forma que hubiese llegado a Egipto en menos de dos horas.
Finalmente se han encontrado restos de piedra pómez de Santorini que datan de hace 3.500 años y que llegaron del mar.

Sobre la misma época hay un texto egipcio que dice: << Cuando yo, el faraón, permití que los aborrecidos de los dioses, los inmigrantes partiesen, la tierra se trago sus pasos, esta fue la orden del dios Nun, el agua primitiva que vino un día inesperadamente >>.

Tal vez lo más controvertido sea la cronología de estos acontecimientos. La Biblia sitúa el Éxodo en el año 1.486 a.C. una fecha bastante cercana a la erupción del volcán de la Isla Santorini, sin embargo hoy también se barajan fechas posteriores, por ejemplo el profesor John Rogerson de estudios bíblicos de la Universidad de Sheffield expone que el Éxodo debería datarse entre el año 1300 y 1220 a.C.

La datación tiene su relevancia, pues de ella, estaremos ante un faraón del éxodo y opresión diferente. Por ejemplo si hacemos caso a la cronología bíblica el faraón del Éxodo sería Tutmosis II, sin embargo otros particulares, al que yo me sumo, se prestan a la época de los primeros ramesidas, en algún momento del periodo postamarna.

Agradeciéndote tu interés y participación, recibe un cordial saludo

Gerardo Jofre

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s