EL EXORCISMO DE JESÚS Y EL AYUNO


EL EXORCISMO DE JESÚS Y EL AYUNO

Autor:Gerardo Jofre

 

Antes de entrar en el análisis textual, quiero significar que es un hecho aceptado por el 99% de los académicos dedicados a la investigación del Jesús histórico que Jesús fue un sanador y exorcista. Si aplicamos la vara de la crítica textual e histórica podemos al menos concluir que sus contemporáneos vieron a Jesús como un exorcista y que él mismo así lo creía. Sin embargo, saber si las curaciones o exorcismos son milagrosas forman parte del terreno de la fe del cual cada uno tendrá su propia creencia. Aquí el historiador no entra. John Peter Meier autor de “un judío marginal” añade que “es difícil decidir si ocurrió un autentico milagro“exorcismo” o si es explicable por la razón. Los argumentos filológicos que cita el profesor Antonio Piñero y que manifiestan la solidez de una tradición de un Jesús exorcista con fundamentos históricos son los siguientes:

 

a)Plausibilidad fáctica: Es plausible por los hechos que Jesús de Nazaret fuera un exorcista porque sino no se explica la cantidad de relatos que hay en los Evangelios. Algo tuvo que suceder en la vida de Jesús para que los demás lo considerarán un exorcista. No pudo ser por tanto un invento de la comunidad primitiva.

 

b)Plausibilidad Contextual: En el siglo I se admitía que hubiera exorcismos y espíritus que causaran algún daño o enfermedades a la persona y al mismo tiempo, era comprensible que hubiera gente que tuviera poderes para eliminar esos espíritus.

 

c)Criterio de Dificultad: Un ejemplo lo tenemos en la llamada “Controversia de Belcebú”. Jesús fue atacado en relación con los exorcismos que practicaba por los fariseos y escribas de la ley. (Mc 3,22, 30; Jn 7,20; 8,48-52; Jn 10,20-21; Mt 10,25) y Jesús les responde con parábolas: ¿Cómo puede Satanás echar fuera a Satanás?, o si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer. Jesús está diciendo que no es un agente de Satanás. Entonces, ¿Es razonable que la Iglesia primitiva inventara esa acusación?.

 

Jesús además, es un exorcista peculiar, y lo es porque presenta algo que no encaja ni con los exorcismos ni con la personalidad de los exorcistas judíos de la época. Tenemos, al parecer, una simplicidad del ritual y no se aprecia,al menos en el texto, el uso de amuletos.Tampoco los evangelios recogen una invocación a Salomón, salvo que la expresión “hijo de David” en el exorcismo que narra Mateo 12:22-24, o cuando los ciegos claman ayuda a Jesús para su sanación (Mateo 20:30, y Marcos 10:47), no sea un reconocimiento mesiánico, sino una manera de conectarlo a Salomón.

 

Flavio Josefo en su obra antigüedades judías 8,45 y 8,2,5 nos dice que Salomón era un maestro en artes mágicas: “Compuso fórmulas mágicas para curar las enfermedades y dejó varias formas de exorcismos con los que echar a los demonios de los que estaban poseídos por él, y que no volvieran ya más”.

 

Para Josefo “esta habilidad para curar sigue siendo muy poderosa entre nosotros, incluso hoy día”.

 

Por último, tradicionalmente se atribuía al pecado de los padres que un hijo estuviera endemoniado. Jesús no lo ve así, sino que cura al endemoniado para instaurarlo dentro de la sociedad.

 

d)Criterio de la multiplicidad de fuentes:Así, si volvemos al ejemplo anterior del ataque contra Jesús en relación a decir que actúa por medio del demonio, tenemos varias fuentes evangélicas distintas que atestiguan que Jesús tuvo que defenderse en vida de esas acusaciones. Fuera de los evangelios la actividad como sanador-mago de Jesús, ya sea para bien o para mal,está recogida en Josefo, Justino y en el Talmud.

 

Visto lo anterior, ahora podemos pasar a analizar el texto de Marcos 9, 14-29:

(mismos hechos en Mt. 17.14-21; Lc. 9.37-43)

 

14 Cuando llegó a donde estaban los discípulos, vio una gran multitud alrededor de ellos, y escribas que disputaban con ellos.

15 Y en seguida toda la gente, viéndole, se asombró, y corriendo a él,le saludaron.

16 El les preguntó: ¿Qué disputáis con ellos?

17 Y respondiendo uno de la multitud, dijo: Maestro, traje a ti mi hijo,que tiene un espíritu mudo,

18 el cual, donde  quiera que le toma, le sacude; y echa espumarajos, y cruje los dientes, y se va secando; y dije a tus discípulos que lo echasen fuera, y no pudieron.

19 Y respondiendo él, les dijo: !!Oh generación incrédula! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os he de soportar? Traédmelo.

20 Y se lo trajeron; y cuando el espíritu vio a Jesús, sacudió con violencia al muchacho, quien cayendo en tierra se revolcaba, echando espumarajos.

21 Jesús preguntó al padre: ¿Cuánto tiempo hace que le sucede esto? Y él dijo: Desde niño.

22 Y muchas veces le echa en el fuego y en el agua, para matarle; pero si puedes hacer algo, ten misericordia de nosotros, y ayúdanos.

23 Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.

24 E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad.

25 Y cuando Jesús vio que la multitud se agolpaba, reprendió al espíritu inmundo, diciéndole: Espíritu mudo y sordo, yo te mando, sal de él,y no entres más en él.

26 Entonces el espíritu, clamando y sacudiéndole con violencia, salió; y él quedó como muerto, de modo que muchos decían: Está muerto.

27 Pero Jesús, tomándole de la mano, le enderezó; y se levantó.

28 Cuando él entró en casa, sus discípulos le preguntaron aparte: ¿Por qué nosotros no pudimos echarle fuera?

29 Y les dijo: Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno.

 

La expresión “Y ayuno” no aparece en los códices griegos más antiguos, el Vaticanus y el Sinaiticus (s.IV) fue añadido posteriormente en manuscritos más tardíos, como elTextus Receptus (s.XV).

 

 

 

Marcos 9,14-29 tiene su paralelismo en Mateo 17:14-21, en donde también los manuscritos antiguos salvo el Textus Receptus, no añaden “Y ayuno”.

 

De esta forma puedo concluir que no hay una tradición histórica de Jesús de ayunar para un exorcismo y si de fe y oración.

 

 

¿Por qué razón este añadido posterior?

 

 

En el judaísmo el ayuno va asociado a paliar una sequía prolongada (Jeremías 14:1-12). En la Mishná, en el Tratado de Taanit sobre las sequías se dice: “Si ha llegado el día 17 de Jeshván y no han caído lluvias,comienzan algunos individuos a ayunar tres veces… si ha llegado el Rosh Jodesh del mes de Kislev y no ha caído lluvia, el Bet Din fija tres ayunos adicionales a toda la congregación, en los que está prohibido trabajar, bañarse, mantener relaciones maritales y vestir calzados de piel… Si después de esto tampoco han caído lluvias,el Bet Din fijará siete ayunos adicionales del mismo carácter sumando a esto que se tocará el shofar… Si después de esto todavía no han caído lluvias, se reduce paulatinamente toda actividad comercial, la plantación, el comercio, los compromisos,los matrimonios, y la gente debe dejar de saludarse; paralelamente,ciertos individuos deben continuar ayunando hasta que llegue el mes de Nisán” (Mishná Taanit 1:4-7).

 

 

El objetivo no es el ayuno en si mismo, sino el cambio que debe generar junto a la oración y el arrepentimiento, sin este último es un acto estéril. También podemos observar :

 

(1Samuel 7:5)
Y Samuel dijo: Reunid a todo Israel en Mizpa, y yo oraré por vosotros a Jehová.

 

(1Samuel 7:6)
Y se reunieron en Mizpa, y sacaron agua, y la derramaron delante de Jehová, y ayunaron aquel día, y dijeron allí: Contra Jehová hemos pecado. Y juzgó Samuel a los hijos de Israel en Mizpa.

Volvemos a ver el agua, el pecado, el arrepentimiento y el ayuno, todo unido.

Por último, tenemos al profeta Joel, posiblemente del siglo IX a.C., quien profetizó en Jerusalén. Dos catástrofes dieron lugar a la composición literaria de Joel: Una gran sequíay una plaga de langostas. El profeta pidió a su pueblo que orase y ayunase.

Por consiguiente el ayuno en el judaísmo antiguo está unido a las sequías, el pecado y el arrepentimiento. La lluvia trae el alimento y si no hay lluvias hay que ayunar. ¿Qué tiene que ver entonces el ayuno con el exorcismo y porqué se añadió posteriormente a los textos de Marcos y Mateo “el ayuno”?

Parece estar asociado a un motivo teológico del cristianismo posterior y más bien conectado al episodio de las tentaciones del diablo a Jesús en el desierto (Lucas 4, 1-13). Jesús ayunó en el desierto cuarenta días, un lugar donde no llueve, donde escasea el alimento y sufrió las tres tentaciones del diablo. El ayuno de Jesús en el desierto es un paralelismo al ayuno que Moisés y Elías, también hicieron. El hecho es que, en mi opinión, ese episodio de ayunar en el desierto y vencer al demonio quedó insertado en Marcos 9:29 y Mateo 17:21. El ayuno se convertía así junto a la oración y la fe, en un mecanismo para la liberación del endemoniado. Por otra parte el ayuno aparece en la Biblia asociado a una petición a Dios, al arrepentimiento,a la humillación.En 2Cr 20:3 Josafat tiene miedo y se dispuso a buscar a Yahvé,promulgando un ayuno para todo Judá. Así Judá imploró a Yahvé.  Y Josafat, puesto en pie en medio de la asamblea de Judá y de Jerusalén, en el Templo, pronunció un llamamiento que comienza curiosamente con una oración atribuida aSalomón. Ya he indicado antes la referencia a Salomón en los exorcismos judíos. El ayuno y su relación con la humillación ante Dios puede verse también en Esdras 8:21 o en 1 Reyes 21:27-29. Y la humillación o el arrepentimiento ante Dios son cualidades de la fe, y la fe es el punto clave en los exorcismos de Jesús. Es más, en el exorcismo del muchacho con un espíritu mudo, Jesús hace hincapié en la fe constantemente antes, durante y después del exorcismo. Hasta tal extremo, es clave la fe que queda asociada a una “generación”.Véase versículo 19 “!!Oh generación incrédula! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os he de soportar?” y el versículo 29: Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno. La palabra generación en griego es “geneá” que es una derivación de “génos”, que se traduce por “generación”. De esta forma Marcos está asociando una falta de fe de una clase de personas con la dificultad de expulsar una clase de demonios.

Como conclusión a todo lo expuesto no se desprende que el Jesús histórico ayunara para realizar exorcismos, sino que era la fe y la oración la clave para liberar a los endemoniados.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s