REVISTA RESEÑA BÍBLICA: ARQUEOLOGÍA BÍBLICA 3.0


RESEÑA BÍBLICA: ARQUEOLOGÍA BÍBLICA 3.0

Nuevo número de ARQUEOLOGÍA BÍBLICA presentada a cargo de nuestro compañero Dr. Jaime Vázquez Allegue, especialista en los manuscritos de Qumrán y que coordina esta nueva publicación de la mano de importantes especialistas en la materia. Muy recomendada. Editorial Verbo Divino.

 

El índice y una parte del primer artículo de esta magnífica revista en el siguiente enlace:

revista-resena-biblicaresenaIntroducción:
La arqueología bíblica, como todas las disciplinas científicas, ha evolucionado mucho con la llegada de las nuevas tecnologías. A aquellos instrumentos de mano habituales en las excavaciones hoy se han ido incorporando los ordenadores con sus programas informáticos, el escáner, las cámaras de precisión y una gran colección de materiales que facilitan el trabajo, pero, sobre todo, garantizan unos resultados rápidos y fiables.


En 1998, Reseña Bíblica dedicó el número de invierno a la arqueología bíblica. Coordinado por el entrañable profesor Florentino Díez, contó entre otras con las colaboraciones 
de Juan Fernández-Tresguerres, Joaquín González Echegaray, Antonio González Lamadrid. Los tres hoy fallecidos, junto a los también desaparecidos Vicente Vilar y Emilio Olávarri. Ellos, con Florentino Díez, fueron los grandes representantes de la arqueología bíblica española del momento. Hoy, casi dos décadas después, Reseña Bíblica vuelve a dedicar un número a la arqueología bíblica.

El presente número de la revista nos sitúa ante el panorama de la arqueología bíblica española en nuestros días. Nuevos nombres, nuevas caras, nuevos métodos. Pero el mismo entusiasmo, las mismas ganas de sumergirse en el mundo de la Biblia a través de los yacimientos, de las excavaciones, de los restos desentrañados del pasado. Si, como bien decía nuestro maestro Joaquín González Echegaray, más de la mitad del trabajo del arqueólogo se realiza en una biblioteca, las nuevas tecnologías hacen que hoy tengamos que subir proporcionalmente ese porcentaje. Hoy, a la biblioteca como espacio de trabajo arqueológico tenemos que añadir internet, las revistas digitales, los programas informáticos de última generación, los blogs, los chats y los foros creados por los mismos arqueólogos. Así, por ejemplo, la inscripción en un fragmento de cerámica, ostracón, se puede estudiar mejor a través de la pantalla de un ordenador –en donde se
puede ampliar, volver a negativo, disolver o reproducir– que teniendo el fragmento en la mano del arqueólogo.
La arqueología bíblica ha dado un paso de gigante en estas dos últimas décadas. Los arqueólogos españoles que colaboran en este número son jóvenes bien preparados, herederos y seguidores de quienes en nuestro país nos abrieron al conocimiento bíblico a través de la arqueología. Ellos son los que tienen la nueva palabra autorizada para incorporar sus resultados a los estudios bíblicos de la exégesis, la filología, la historia o la teología.

 

Anuncios