SODOMA Y GOMORRA: La Teoría de la Licuefacción


SODOMA Y GOMORRA: La Teoría de la Licuefacción

Autor: Gerardo Jofre

02-09-2009

 

Los acontecimientos bíblicos que tienen como escenario el Mar Muerto comienzan con las ciudades de la llanura, mencionadas en Génesis 10:9. Se trata de Sodoma, Gomorra, Adama o Adma y Seboím. Segor o Zoar es la quinta ciudad de la llanura que forma la pentápolis bíblica. La Biblia dice que estas ciudades eran al principio un autentico paraíso (sicut paradisus Domini-Gen.13,10) y los antiguos historiadores y geólogos,así lo creyeron erróneamente hasta el siglo XX (véase las exploraciones del s.XIX de M. Jomard, y del Dr. Anderson). Actualmente la geología ha demostrado que siempre fueron zonas pedregosas, áridas e infértiles, donde nunca pudo aflorar un sistema económico basado en la agricultura. La arqueología y los antiguos historiadores remarcan desde hace miles de años la sequedad de la llanura del Mar Muerto. Así por ejemplo Estrabon en su obra Geografia lib. XVI, cap. II se explica en los siguiente términos: «Esta región está abrasada por el fuego. De ello dan testimonio, entre otros objetos, algunas calcinadas rocas que se ven cerca de Masada; las hendiduras del terreno; los peñascos que destilan pez; los arroyuelos que hierven, y cuyo olor desagradable se percibe de lejos; los montones de ruinas de edificios, esparcidos aquí y allá; de suerte que bien puede darse fe a la tradición, que repiten todos los indígenas, según la cual, hubo trece ciudades en aquella región, en la que aún se veía el perímetro de la metrópoli Sodoma, que tenía sesenta estadios de circuito. A consecuencia de terremotos, de erupciones de llamas y de aguas bituminosas y sulfurosas, debió haber desbordado el lago; inflamáronse las rocas, y por lo que hace a las ciudades, fueron sepultadas unas y abandonadas otras por los habitantes que pudieron huir.»

 

 

Tácito en su obra Historias lib. V, cap. VI añade: «Los campos inmediatos al Mar Muerto, en otro tiempo fértiles y cubiertos de ciudades populosas, fueron abrasados por fuego del cielo; que aún subsisten las huellas de aquel azote; que la tierra misma, cuya superficie parece calcinada, ha perdido la fuerza de producir; que todos los vegetales, lo mismo los que se dan espontáneamente que los que cultiva la mano del hombre, se agostan en hierba o en flor, y si por ventura llegan a su término ordinario, el fruto que producen, negro y vacío, se convierte en polvo.»

Esa vegetación salvaje con fruto negro y vacío a la que refiere Tácito es “El Manzano de Sodoma” un arbusto espinoso que crece hasta los dos metros y que da unos frutos que a simple vista parecen comestibles, pero cuando los abren sacan una especie de ceniza. Se le llama Solanum Sodomeum ,Saccaran o Leimun-Luth.

Otros personajes de la antigüedad como Plinio y Cayo Julio Solino, se pronuncian de igual modo.

En el capítulo noveno del Génesis, Yavhé destruye las ciudades de Sodoma y Gomorra de la siguiente manera:
(Biblia V.de Jerusalén)

Gén.19,15 Al rayar el alba, los ángeles apremiaron a Lot diciendo: «Levántate, toma a tu mujer y a tus dos hijas que se encuentran aquí, no vayas a ser barrido por la culpa de la ciudad.»

(Gén. 19,17) “Mientras los sacaban afuera, dijo uno: «¡Escápate, por vida tuya! No mires atrás ni te pares en toda la redonda. Escapa al monte, no vayas a ser barrido.»

(Gén.19,24) Entonces Yahveh hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego de parte de Yahveh.

(Gén. 19,25) Y arrasó aquellas ciudades, y toda la redonda con todos los habitantes de las ciudades y la vegetación del suelo.

(Gén.19,26) Su mujer miró hacia atrás y se volvió poste de sal.

(Gén.19,28) Dirigió la vista en dirección de Sodoma y Gomorra y de toda laregión de la redonda, miró, y he aquí que subía una humareda de la tierra cual la de una fogata.

De la descripción bíblica llama la atención la expresión “no vayas a ser barrido” que se utiliza dos veces en el texto. “Ser barrido” aparece aquí como una expresión de ser arrastrado o desplazado del lugar donde se está y como más adelante veremos “ser barrido” es una de las consecuencias que produce una licuefacción del terreno.
Las primeras interpretaciones naturalistas sobre la catástrofe de Sodoma y Gomorra apuntaron durante el siglo XIX a una actividad volcánica (véase la hipótesis de Munk y de Volney). La hipótesis sobre un volcán que hubiera arrasado las ciudades de Sodoma y Gomorra fue refutada por Schubert en su obra Reise in das Morgenland t.III,pag.94, diciendo: «es imposible creer en la existencia en aquella región de antiguos volcanes. Más bien se descubren las huellas de un incendio que consumió todo el azufre y asfalto».
Después de cien años, surge una nueva teoría que intenta dar una explicación racional a la catástrofe. La teoría de la licuefacción o del corrimiento de tierras elaborada por el geólogo Grahan Harris.

Harris lleva una década trabajando como geólogo en el Mar Muerto, reuniendo datos sobre el entorno natural. Para este geólogo Sodoma y Gomorra existieron y desaparecieron hace 4.000 años. Grahan ha investigado la región y cree haber reconocido el retrato de un desastre ocurrido en un lugar real.

El Mar Muerto es una zona de alta actividad sísmica, conocida por sus terremotos. Cada año se producen pequeños temblores, pero podía haber tenido lugar en la antigüedad un gran terremoto que hubiera afectado a Sodoma y Gomorra. Un terreno inestable y un posible corrimiento de tierras explicaría la destrucción total de ambas ciudades.

Jonathan H. Tubb, arqueólogo del Museo Británico, está especializado en arqueología bíblica. Jonathan lleva treinta años realizando excavaciones en Tierra Santa. Como director asistente de las excavaciones en Tell Nebi Mend (Kadesh- Siria) durante los años 1976- 1982, está especializado en los pueblos del Levante de la Edad de Bronce y del Hierro. Jonathan está convencido de que muchas de las historias del Antiguo Testamento están inspiradas en acontecimientos reales. Para este arqueólogo “el Génesis como otros libros de la Biblia se escribieron miles de años después de los acontecimientos descritos. Las historias no salieron de la nada. En muchos casos usaron historias del folklore, tradiciones basadas en acontecimientos reales”.

Los recientes descubrimientos de Ebla (Tell Mardikh) investigados por Paolo Matthiae y Giovanni Pettinato, han dado evidencia escrita a través de una tablilla cuneiforme, de una relación comercial con las ciudades de la Llanura, nombrando la pentápolis: Sodoma, Gomorra, Adma, Zeboim y Bela (Gén. 14:2); todas ellas tenidas por los críticos durante muchos años como creaciones legendarias de algún escriba del periodo babilónico.

Si Sodoma y Gomorra eran ciudades de la llanura del Mar Muerto, en toda la historia de Palestina únicamente hay un periodo en el que hubo ciudades en esta región: En la Edad del Bronce.

¿Pero estos asentamientos de la Edad del Bronce eran lo suficientemente grandes para haber existido ciudades como Sodoma y Gomorra?

En Tell es-Sa‘idiyeh, al Norte del Mar Muerto, Jonathan H. Tubb desenterró un gran complejo, demasiado grande para ser una vivienda. Tras las excavaciones hallaron una gran cantidad de fragmentos de vasijas. Dentro de las vasijas había una capa de huesos de aceituna de dos centímetros de grosor. También dentro de las vasijas se hallaron conchas en grupos de 12 y 13, usadas como contadores, para llevar el registro contable de algo. Habían encontrado los restos de una fabrica de aceite de oliva de la edad del Bronce. Esta fábrica sólo podía haber existido cerca de una ciudad.

El Mar Muerto se encuentra a casi 500 metros bajo el nivel del mar y se asienta sobre una gran grieta. La tierra se desgarró y el fondo se hundió en esta zona. El hundimiento provocó la formación de una cuenca, que no es un Mar, sino el lago más salado del mundo. El Mar Muerto separa dos continentes. En el lado jordano tenemos la placa tectónica arábica y en el lado israelí tenemos la placa africana; ambas están unidas, pero en constante movimiento, de forma que eventualmente resbalan, produciendo terremotos.

Podéis ver las imágenes del Mar Muerto por satélite:

mar muerto NASA

 

Fuente foto: Earth Observatory NASA

http://earthobservatory.nasa.gov/IOTD/view.php?id=6136

¿Hay pruebas de terremotos en tiempos de Sodoma y Gomorra en esa zona?

En el antiguo asentamiento de Numeira, en la orilla jordana del lago, los arqueólogos hallaron tres esqueletos que fueron enviados al antropólogo forense Mike Finnegan, de la Universidad de Kansas. Tras el examen forense de los restos óseos, Finnegan concluyó que la causa de la muerte de estos tres individuos se había producido por aplastamiento. Las pruebas del radiocarbono sobre los restos de vigas, detallaron que el techo se les cayó encima entorno al año 2.350 a.C. La causa fue un terremoto.

La Biblia no menciona la palabra terremoto, únicamente describe una lluvia de azufre, fuego, una humareda que salía de la tierra como una fogata, una ciudad arrasada con todos sus habitantes y la vegetación del suelo, un barrido, cuya única salvación es subir a una zona más elevada.

Entonces si no se menciona la palabra terremoto, ¿De dónde procede el fuego bíblico?
En la década de 1980, en Jordania se proyectaba construir una carretera a orillas del Mar Muerto, e hicieron perforaciones de varios cientos de metros de profundidad. Sorprendentemente salió gas metano a la superficie.

Un terremoto de gran magnitud habría agrietado el suelo hasta gran profundidad, expulsando gas metano hacia la superficie. Cualquier lámpara de aceite, una fogata, o incluso magma terrestre que hubiese conectado con una bolsa de gas, habría provocado una salida de fuego hacía la superficie de forma descontrolada.

El geólogo israelí Shmuel Marco ha hallado en la orilla israelí del Mar Muerto pruebas de antiguos terremotos en la zona del lago. Algunas rocas blancas que en su día estuvieron sumergidas, hoy presentan distintas capas geológicas. Una primera de color marrón que procede de los restos de roca que caían en invierno y otra blanca que se producía durante el verano, debido a que la evaporación del lago formaba una lámina blanca de restos de piedra caliza. Este patrón no se cumple en algunas rocas, debido a antiguos terremotos que movieron el lecho marino; así por ejemplo algunas capas terminan en grietas que demuestran un desgarramiento de la superficie de la tierra, algo que se produce a partir de terremotos magnitud seis.
¿Puede un terremoto de magnitud seis hacer desaparecer una ciudad?

No, pero Grahan dice que hay algo más. La Biblia menciona dos veces la expresión “barrido o arrastrado”. Un barrido o arrastre del terreno incluida las casas sólo puede producirse mediante una licuefacción. Un terremoto de escala seis sobre un terreno inestable, habría producido un corrimiento de tierra, que afectaría a una ciudad situada a las orillas del lago.

Cuando un terremoto de gran magnitud sacude un terreno inestable se puede producir un fenómeno geológico denominado LICUEFACCIÓN. La licuefacción es cuando el terreno se licua debido a que hay un material poroso que se ha llenado de agua y el terremoto provoca que el agua salga a la superficie. La licuefacción es algo parecido a lo que sucede cuando pisamos arena de la playa cerca del mar: el terreno se hunde y el agua sale a la superficie, ocupando la zona del hundimiento.

Un ejemplo de licuefacción se produjo en Japón en el terremoto del año 1964.
Las capas de gravilla del mar muerto son idóneas para una licuefacción y la geóloga Lynn Frostick, profesora de la Universidad de Hull, ha localizado rocas del lago, donde aparecen signos de una licuefacción.

Cuando el suelo se licua, las viviendas literalmente desparecen. En el Mar Muerto las construcciones de las orillas habrían sido engullidas hacía dentro del lago.
Si como hemos dicho al principio de la charla, la zona del Mar Muerto, siempre ha sido estéril, ¿ Cómo habrían sobrevivido dos ciudades a las orillas del lago?

El betún de Judea o asfalto natural que hay en esta zona desde tiempos remotos fue muy apreciado en la antigüedad. Era un aislante del agua, ideal para la cementación de las casas y parte esencial en la construcción de embarcaciones. Utilizado para embalsamar las momias egipcias, Egipto fue un gran importador de este material. En tiempos de Roma, el Mar Muerto fue llamado “ Lagus Asfálticus”, y posteriormente se le ha denominado lago Asfaltites, mar de Sodoma, de Gomorra y de Segor y los beduinos lo llamaban Bahr-el-Luth o Mar de Lot. Otras denominaciones han sido Mar Salado (en hebreo Yam Hammelah), Mar del Desierto (en hebreo yam-ha-Jaraba) y Mar Oriental en contraposición al Mar Occidental o Mar Mediterráneo (en hebreo Yam-ha-Kadmoni). ¿Podría haberse utilizado el betún de Judea en tiempos de Sodoma y Gomorra?

El químico orgánico Arie Niessenbaum, tiene pruebas de que en tiempos de la edad del bronce, el asfalto natural del Mar Muerto era exportado a Egipto. Se ha hallado este material en Egipto y se ha comparado su huella química con el del Mar Muerto. Los resultados son sorprendentes. Ambos ejemplares coinciden en su análisis químico por lo que proceden del mismo lugar. Proceden del Mar Muerto.

Diodoro de Sicilia en su obra Biblioteca Histórica, Lib. XIX, cap. XXV dice: «Aquellos bárbaros, que no conocen otra clase de comercio, llevan asfalto a Egipto, y le venden a los embalsamadores de cadáveres, que sin la mezcla de esta materia con otros aromas, sería difícil preservar largo tiempo de la corrupción».

Estrabón en su obra Geografía, Lib. XVI, cap. II, párrafo 42 añade como los lugareños recogían el asfalto: «Sube del fondo en épocas indeterminadas, produciendo burbujas, como el agua hirviendo. En la superficie se encorva y parece una pequeña colina. Al propio tiempo se producen vapores, que aunque, imperceptibles a la vista, empañan el cobre, la plata y cualquiera otro metal pulimentado y brillante, incluso el oro. Creen los habitantes de aquellos contornos que está el asfalto a punto de aparecer en la superficie cuando empiezan a empañarse los metales; y entonces se aprestan a recogerle, valiéndose de balsas, hechas de juncos. El asfalto es una especie de terrón, que derretido por el calor se hincha y mana. En contacto con agua fría, como es la del lago, se transforma de nuevo en una masa tan compacta, que necesitan instrumentos cortantes para despedazarlas…Los habitantes, pues, se acercan al asfalto en sus balsas, le cortan y llevan cuanto pueden».

Finalmente para someter a prueba de laboratorio la teoría de Grahan Harris se realizó una reconstrucción a escala maqueta de la catástrofe de Sodoma y Gomorra. En Schofield Centrifuge Centre de la Universidad de Cambridge, se aplicó sobre una maquetación del terreno una centrifugadora que giró a una velocidad de 150 veces por minuto, generando una presión de 50 veces la fuerza de la gravedad. El experimento fue dirigido por el profesor Gopal Madabhushi de la Universidad de Kansas.

La maqueta simulaba en materiales un terreno inestable susceptible de ser licuado en el supuesto de un terremoto escala seis. También se añadieron maquetas de viviendas similares a las propias de la edad del Bronce. Una vez se expuso a la presión de la centrifugadora, se activo la simulación de un terremoto sobre la maqueta y los resultados fueron reveladores.
Las casas se habían hundido un metro, la presión del agua había subido a la superficie y el terreno se había licuado. Sin la base de la caja, las casas se hubieran hundido mucho más. La conclusión es que unas viviendas expuestas a esta catástrofe hubieran desaparecido en 15 o 20 minutos y habrían sido desplazadas varios kilómetros al interior del Mar Muerto. Sodoma y Gomorra habrían terminado al fondo del lago.

Ahora los arqueólogos deben embarcarse a una investigación submarina sobre el fondo del lago. Para Grahan el objetivo final es obtener restos orgánicos, como madera o restos humanos, o construcciones procedentes del Mar Muerto y hacerles la prueba del radiocarbono. De esta forma estaríamos ampliando la fronteras del conocimiento de la Biblia.

Una respuesta a “SODOMA Y GOMORRA: La Teoría de la Licuefacción

  1. Me ha gustado mucho el artículo, te recomiendo corregir algún acento y algún leismo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s