VALORACIÓN HISTÓRICA DEL PERSONAJE: JUDAS ISCARIOTE


 

VALORACIÓN HISTÓRICA DEL PERSONAJE: JUDAS ISCARIOTE 

10/01/2013
Autor: Gerardo Jofre

El apellido de Judas, “Iscariote”, puede significar “hombre(ish) de Kariot(Cariote)”. Kariot o Queriot es un pueblo de Judea, del sur y que aparece mencionado en la Biblia (cf. Jos 15, 25; Am 2, 2). Por lo que hace referencia al lugar de donde procedía él y su familia.No sería Galileo. Es perfectamente plausible que se destacara por los evangelistas el lugar de procedencia de Judas, al no ser Galileo. Así por ejemplo “Judas el Galileo”, añade John. D. Crossan, un personaje citado por Josefo que data del año 6 d.C. lleva su apodo “el Galileo” porque había llevado acabo su actividad en la región de la que no era natal. Esto significa que al igual que este Judas es “el Galileo” a los ojos de los ciudadanos de Jerusalén, Judas Iscariote es del pueblo de Kariot para los discípulos galileos de Jesús. También se ha planteado por los estudiosos que Iscariote era su verdadero apellido y no un apodo.

 En relación al apodo hay diferentes hipótesis:

  1. Torrey de la Universidad de Yale sugiere que Iscariote se deriva del arameo “shakrai”, y con el añadido de alef prostético se lee “ishkarya”, que significa falso, hipócrita, mentiroso. Sin embargo todo cambio o adición de nombre es puesto explicitamente en el Nuevo Testamento y en el caso de Judas no aparece que sea un mote o apodo.
  2. Más dificultoso desde el punto de vista lingüístico hebreo es sostener que Iscariote deriva de “Sica” y que el sufijo “ote” denota pertenencia al grupo de los Sicarios. Al respecto de esta teoría quiero decir que Josefo cita expresamente a los sicarios como terroristas que actuaban en la ciudad, mezclandose con la gente y asesinando a punta de puñal en pleno día a determinadas personas de orden político. Sin embargo los sicarios, como grupo terrorista datan a partir de mediados del siglo I y no cuando Jesús realizó su ministerio. Judas nunca pudo ser un sicario.
  3. Harld Inghol sostiene que Iscariote viene de la raíz aramea “sagor” que significa color rubio o rojo, lo que vendría a ser “el pelirojo” o “rubio”.
  4. Otros sin embargo ven en la palabra “Saqor” no a una persona peliroja o rubia, sino a la acción de teñir de rojo, por lo que Judas sería “Judas el tintorero“. No hay duda que este oficio existía en el Israel del siglo I por lo que junto con su procedencia de Queriot (su padre se llamaba Simón Iscariote), esta es otra de las explicaciones más convincentes.

El hecho es que a los Galileos, se les tomaba por un grupo de la casa de Israel insertado en Judá y que étnicamente se habían mezclado con gentiles, por lo que no eran vistos como los de Judea. Sin embargo, los Galileos observaban la Torá y las reglas del judaísmo y eran aceptados por los demás Judíos.En consecuencia, es probable que Judas hablase y leyese en hebreo y arameo. Sus orígenes pueden haber sido fundamentales en su decisión de entregar a Jesús a los sumos sacerdotes, porque podría haber estado más comprometido con el funcionamiento convencional del Templo que los discípulos galileos. Si procedía de Queriot tenía un acento diferente a los galileos porque la región de Samaria separaba a Galilea de Judea. Hoy en día podemos ver la diferencia de acentos entre distintas localidades de un mismo país. Los galileos no eran tan rigurosos en cuanto a la tradición como los de Judea. Así por ejemplo en el Talmud (Meguilá 75a) se les acusa de descuidar la tradición. Esto es importante porque en mi opinión explica en parte ciertas diferencias en la interpretación que hacen de la ley, Jesús y los fariseos.

Algunos estudiosos en exceso escépticos de la Biblia, argumentan que Judas es un personaje ficticio ya que Jesús anuncia su traición de un modo inverosimil y excesivamente dramatizado en el Evangelio de Juan. Antonio Piñero sobre este punto sostiene que Judas no es una figura meramente simbólica y no debe considerarse como un producto de la dramatización de la falta de comprensión y cerrazón de los discípulos de Jesús llevada al extremo. No obstante, Piñero en su obra “la verdadera historia de la pasión” advierte que las escenas donde aparece Judas ” están indudablemente teatralizadas por los evangelistas y por tanto son de dudosa historicidad tal cual aparecen. En mi opinión, también refuerza la realidad histórica de Judas en que no había necesidad de inventarse en la vida y hechos de Jesús a un traidor. Ciertamente Judas fue una pieza clave en su detención, pero las detenciones y ejecuciones de otros personajes de la época no noshablan de un traidor.Jesús lo eligió, así como a los demás apóstoles “para que estuvieran con él, y para enviarlos a predicar“. (MC 3,14) por lo que Jesús tuvo que ver en Judas lo mismo que veía en el resto de apóstoles para elegirlo. Según Juan, era el tesorero del grupo (Jn 12,6). Esto hubiera sido imposible si no hubiera depositado Jesús en Judas una absoluta confianza y si no hubiese contado con la estimación de los apóstoles. Judas por tanto nunca pudo ser un traidor desde el principio. En palabras de Maurice Casey, profesor emérito de lenguaje y literatura del Nuevo Testamento en la Universidad de Nottingham “Judas se unió al movimiento de Jesús, porque vio en él un movimiento profético dedicado a la renovación de Israel. Jesús lo escogió porque era un Judío fiel, dedicado a Dios y a la renovación de Israel, y con las cualidades necesarias para asumir un papel de liderazgo en el ministerio de la predicación y el exorcismo”.

UN MOTIVO PARA TRAICIONAR

Casey cree que Marcos lo daba todo por explicado entorno a Judas, incluso el motivo de su traición. Este erudito piensa que al igual que otros Judíos fieles, Judas se turbó por las controversias de Jesús con los escribas y los fariseos. Otros creen que el motivo de su traición fue estar demasiado apegado al dinero (véase Mt 26,15).  En tal caso la gota que colmo el vaso fue el desperdicio del perfume caro usado por una mujer para ungir los pies de Jesús (Jn 12, 4). Judas se quejó de que podría haber sido vendido y el dinero dado a los pobres. Fue en ese momento cuando para algunos estudiosos Judas parece tomar la intención de traicionar a Jesús, pues el Evangelio de Juan ya lo tacha de ladrón y en el siguiente episodio Jesús anuncia que Judas le va a entregar. Sin embargo Ariel Álvarez Valdés en su obra ¿Qué sabemos de la Biblia? añade que en lo relativo al despilfarro del perfume, Mateo cuenta que “no sólo fue Judas el que se indigno por el derroche,  sino que todos los discípulos lo reprobaron por igual” (Mt 26,8). Casey lo ve de otra manera. Para este autor, Judas toma la decisión de visitar a los principales sacerdotes cuando Jesús provoca el alboroto en el Templo. Judas, es un “miembro fiel del judaísmo normativo” que cree religiosamente en el derecho que tienen los sacerdotes en el templo a permitir la actividad de los cambistas y vendedores.

 Desde el punto de vista de Judas, los sacerdotes habían tomado la decisión correcta de permitir a los cambistas y vendedores de palomas realizar legalmente esta actividad en el Patio de los Gentiles, y oponerse a los altos sacerdotes del Templo no lo aprobaba. Él, siendo de Judea (si aceptamos la teoría de su origen en Queriot) se pensaba más unido al Templo que sus compañeros Galileos. No sabemos como llegó a Galilea, ni como conoció a Jesús. Tampoco sabemos si su familia tenía contactos con la Jerarquía del Templo. Ese es un punto desconocido y abierto más a la imaginación que a la historia. Tal vez si el apellido de Judas no refiere a una localidad de Judea, sino al oficio de tintorero, ¿ pudo Jesús haberlo conocido en Galilea a raíz del oficio de su padre?. Es bastante probable que antes de unirse a Jesús tanto Judas como los otros apóstoles le hubieran escuchado en varias ocasiones predicar en las sinagogas o en el Templo. En Marcos 1,16 Jesús les dice a Simón y Andrés “venid conmigo, y os haré llegar a ser pescadores de hombres”. Este relato es un paralelismo a 1 Reyes 19, 19-21 que recoge el llamamiento de Eliseo por Elías. Jesús es plasmado por Marcos como un nuevo Elías. Seguidamente a este episodio Marcos, sitúa a Jesús enseñando en la sinagoga de Cafarnaum (1,21)y después en el resto de sinagogas de Galilea (Marcos 1,38-39) por lo que es posible que Judas al igual que otros discípulos hubiera escuchado en una Sinagoga o en en el Templo.

Por otra parte, Marcos asumió que él había proporcionado información suficiente para que su público se percatara del motivo que llevó a Judas a entregar a su maestro. Para Maurice Casey, Marcos señaló la conexión entre la acción de Jesús en el Templo y la acción de Judas en su contra.

Tras la Purificación del Templo, Marcos dice que los sumos sacerdotes y los escribas buscaban la manera de matar a Jesús (Marcos 14,1 y Lucas 19, 47-48). Él salía de la ciudad de Jerusalén por la tarde (antes de anochecer), al parecer como medida de seguridad (Marcos 11,19). Jesús por tanto sabía que corría peligro y que los sumos sacerdotes estaban contra el, llegando a cuestionarle su autoridad (Marcos 11, 27-28). Más tarde, Jesús ofrece una parábola contra los sacerdotes y los sacerdotes intentaron detenerle delante de todos, pero no se atrevieron por miedo a la gente. Jesús atraía a bastante público y no era fácil su detención. Entonces, Judas fue por su propia voluntad a los sacerdotes para hablar con ellos sobre como y cuando entregarles a Jesús. Casey explica que Jesús tenía que ser traicionado porque no podía ser arrestado en público sin crear un disturbio.

 María Ángeles Cosculluela, profesora de Teología de la facultad de filosofía de la Universidad de Barcelona, nos dice que Judas era una persona inteligente, ya que había sido designado tesorero del grupo. Era amigo de Jesús y entendía su mensaje, pero también con los datos que nos dan los Evangelios, parece ser que era el único apóstol  de fuera de Galilea. Cosculluela afirma que los Evangelios van deformando a Judas. Al igual, la Dra. Eleine Pagels de la Universidad de Princeton, piensa que progresivamente se produce a través de los Evangelios un adorno y desarrollo de la figura de Judas Iscariote, una deformación del personaje de mejor a peor. Así, a medida que avanzamos hacía el Evangelio escrito más tarde, el de Juan, vemos que la figura de Judas queda completamente demonizada (Juan 13, 27) ” Y entonces, tras el bocado, entró en él Satanás. Jesús le dice:” Lo que vas a hacer, hazlo pronto”. Para Pagels, este desarrollo negativo del personaje viene sujeto al contexto en que fue escrito cada EvangelioA medida que el movimiento cristiano va captando más gentiles, se integran por razones defensivas elementos que describen con más profundidad a Judas. Es lo que sucede en el Evangelio de Juan donde Judas Iscariote es un personaje malvado. Estos adornos nos alejan del judas histórico.

 

El beso de Judas

El beso de Judas
 

El personaje histórico de Judas debe entenderse, al igual que Jesús, en el Israel del primer cuarto del siglo I. En aquel entonces, se esperaba una inminente llegada del reino, este era el inicio de una drástica transformación del mundo en cuya sociedad no iban a tener cabida los baremos tradicionales de valor, riqueza, posición o estatus. Los judíos que esperaban el nuevo reino, sabían que al llegar ese momento, Israel iba a ser liberado políticamente y el pueblo de Dios iba a ser redimido.  Según Lucas, las predicaciones de Jesús causaban revuelo por toda la región. Con el tiempo Judas oye hablar de Jesús, el Rabino de Galilea. Estoy de acuerdo con el Dr. Jaime Vazquez Allegue en que “Jesús era un intelectual religioso de su época, que enseñaba, que adoctrinaba, que tenía una escuela de discípulos y seguidores. Un gran conocedor de la ley mosaica que realizaba una interpretación magistral de la ley. Todo ello no se pudo adquirir por Jesús sin un estudio previo”. En el siglo I los niños que recibian formación, aprendian a leer y escribir con el libro del Deuteronomio. Después de esta educación “primaria” o llamada ha-Sefer, los niños judios podían acceder a una especie de educación “secundaria”, también denominada Bet ha-Midrash (Casa de Interpretación). Sin embargo,  Jaime Vazquez sostiene que Jesús no se quedó en la etapa secundaria, sino que llegó a una tercera etapa en la que daba lecciones a los maestros, en el Templo. Añade Vazquez, que si bien segun la tradición, Jesús era el hijo de un “carpintero”, en griego se emplea la palabra “tekton”. Este término en griego es la traducción de otra palabra en hebreo y arameo “Bar nagar” (el hijo del carpintero). Pero en el mundo judío del siglo I, “nagar” no es simplemente carpintero, sino que es un concepto más amplio, pues significa “maestro artesano” ya sea en madera o en piedra (constructor), pero incluso podría ser “maestro”, en alusión a un maestro de la ley. Si esto fuera así, Judas habría quedado cautivado por las palabras de Jesús.

 Algunos estudios sugieren que Judas era un activista político y veía en Jesús un lider revolucionario que les liberaría del yugo romano. Esto no es descartable. Antonio Piñero sostiene que las relaciones de Jesús con el Imperio Romano fueron “ambiguas”. Esto se explica, porque Jesús nunca se autoproclamo Mesias. Nunca quiso enfrentarse directamente al poder romano.  Si se hubiese declarado expresamente como Mesias no hubiera durado ni diez minutos, ya que el mesianismo político y religioso excluye completamente lo romano. Y como añade Antonio Piñero: ” Si Jesús duro unos años, es porque con una calculada ambigüedad nunca se declaró Mesias, aunque aceptó este título que otros le daban sin protestar“. Entonces, Judas, al igual que otros, podría haberle visto como el Mesias.

 Anteriormente cite a “Judas el Galileo” un personaje que incitó una rebelión alrededor del año 6 d.C.

Segun David Rohads, este Judas tenía una ideología no violenta, no revolucionaria.  John D. Crossan cree que su resistencia fue pasiva, y no fue una rebelión activa, aunque añade: “está distinción tan sútil habría pasado completamente desapercibida para los romanos”.¿No podría haber sido Jesús, también Galileo, un resistente pasivo al Imperio Romano?. Tal vez Judas, con el tiempo se dio cuenta de ello y comenzó a cuestionar la misión del grupo y a su propio maestro.  Cuando Judas deja Judea para seguir a Jesús, su vida cambia para siempre. Judas podía haber visto inicialmente que Jesús en algún momento pasaría a ser un lider que iniciaría una revolución contra Roma. Sin embargo, Judas en algunos momentos no comprendió a su maestro. Frases como “Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen” (Mateo 5:44), no podían ser comprendidas por aquellos que estaban oprimidos por las autoridades romanas. Judas no concebía la posibilidad de que un mesias muerto pudiera hacer algo por su pueblo.

Para  William Klossen, “Judas era una persona idealista con claros valores de justicia, muy desilusionado con las injusticias de su época“.  Klossen investigó los antiguos manuscritos bíblicos hasta llegar a la conclusión de que los primeros traductores de los evangelios tradujeron el verbo griego “varadidomi”, que significa “entregar” o “poner en manos“, como “traicionar”, guiados justamente por una concepción ya prejuiciosa acerca de la figura de Judas Iscariote. Pero, según Klossen, es probable que Judas hubiera entregado a Jesús ante los sacerdotes sin pensar que Jesús sería entregado a los romanos. Judas pudo haber pensado “si Jesús coopera con el sumo sacerdote todo se resolverá“. Otros estudiosos sin embargo, creen que “Judas pretendía forzar a Jesús para que pasara a la acción contra Roma”. “Pensó que si lo arrestaban, llamaría a sus seguidores a la resistencia”. Todo ello son conjeturas, pero no son inverosímiles.

 Ahora, volvamos al episodio de la purificación del Templo. Casey defiende la teoría de que Judas tomó definitivamente su decisión de entregar a Jesús a los sacerdotes, cuando Jesús expulsa a los mercaderes del Templo. En aquel momento numerosos peregrinos judíos querían adquirir animales para realizar sacrificios. Para Jesús el Templo en esos días se convertía en un mercado ruidoso sin respeto a lo sagrado, donde los cambistas aprovechaban para ganar una buena suma de dinero. Esta discrepancia entre el Sumo Sacerdote del Templo (Caifás) y Jesús, viene en mi opinión de Juan el Bautista. No hay duda alguna que Jesús fue al menos durante un tiempo discípulo de Juan. Y un hecho consensuado entre los historiadores es que Jesús fue bautizado por Juan. De lo contrario no se entiende a los ojos del criterio de dificultad porque “el Hijo de Dios” debe ser bautizado por Juan. No se entiende mostrar a un Juan superior y a un Jesús pecador, sino fue algo histórico.

 Pero ¿Qué era el bautismo de Juan?. Dice Morton Smith que en tiempos de Juan, el único sitio en el que los judíos podían ofrecer sacrificios legalmente era en Jerusalén, y en la ciudad esos servicios eran muy costosos. Teniendo en cuenta estas circunstancias, la introducción de un rito nuevo, barato, accesible a todo el mundo, autorizado por Dios, y con capacidad para redimir toda clase de pecados, supuso un gran invento por parte de Juan”. “La novedad  estaba en afirmar que el individuo normal y corriente podía hacer algo con toda facilidad para prepararse para el catastrófico advenimiento del reino“.

 Si traspolamos esta idea de Juan el Bautista a la venta de animales y cambio de moneda que se practicaba en el Templo, se comprende perfectamente porque Jesús se enfrenta a todo ello. Pero ¿ acaso Judas lo comprendió?.

 

Beso de Judas (Fotograma en negativo de la película "Uno de Vosotros me traicionará")

Beso de Judas (Fotograma en negativo de la película “Uno de Vosotros me traicionará”)
 

EL BESO DE JUDAS

 El beso de Judas tiene connotaciones litúrgicas más que históricas. Según el Evangelio de Felipe 59,2-5; 63, 30-64, 5 y Segundo Apocalipsis de Santiago 56,14-16. Jesús revela a Santiago, su hermano, enseñanzas secretas, le da un beso en la boca y lo llama amado mío. El beso es un acto litúrgico previo a una iniciación o transmisión de un poder espiritual, como en el caso de Santiago. En la Carta de Pablo a los Romanos 16:16  podemos leer “Saludaos unos a otros con el beso santo“.  E igualmente en 1 Corintios 16:20 “Todos los hermanos os saludan. Saludaos los unos a los otros con beso santo”.

 Cuando Judas da la señal a los soldados que iba a besar al maestro, se usa el verbo “filein” que significa “besar”(Mateo 26,48), sin embargo cuando Judas se acerca a Jesús y lo besa, el texto usa “Katafilein” que significa besar afectuosamente, de forma cariñosa, como de un discípulo a su maestro.

 Parece estar fuera de duda que Judas participó en la detención de Jesús. Su labor fue la de orientar a la policia del Templo, que iba acompañada de soldados romanos, y guiarlos hasta el Monte de los Olivos. Judas conocía bien el sitio porque Jesús se había reunido muchas veces en aquel  lugar con sus discípulos (Juan 18, 2). Además tuvo que señalar quien era Jesús, atendiendo a que sus rasgos y vestimentas debían ser similares al resto de sus seguidores. No debía ser tan fácil distinguirlo, más aún con la cantidad de judíos que acudían a Jerusalén en esa época.

 Fuera históricamente a través de un beso o no, no hay duda que Judas ayudó a la guardia del Templo en el momento de la detención de Jesús para identificarlo.

 ¿Por qué entrega a su Maestro? Para el profesor Antonio Piñero «Por la falta de decisión de Jesús para tomar una opción claramente política y levantarse en armas contra los romanos como pretendían los celotas. El Jesús pacífico es un estorbo para la causa superior de la lucha contra los romanos.Por eso, su entrega no es un acto de perversidad total, sino algo así como el asesinato de Yoyes a manos del mesianismo radical de los celotas».

 

Beso de Judas Iscariote

Beso de Judas Iscariote
 
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s