Archivo mensual: mayo 2015

CRITICA AL DOCUMENTAL ”LOS CLAVOS DE LA CRUZ”


CRITICA AL DOCUMENTAL ”LOS CLAVOS DE LA CRUZ”

Imagen 003

Autor: Gerardo Jofre- abril 2011

Con motivo de la semana santa, siempre salen nuevas publicaciones asociadas al estudio histórico de la pasión y crucifixión de Jesús. El cineasta canadiense Simcha Jacobovici conocido mundialmente por “Éxodo Descodificado” o “La Tumba perdida de Jesús”, nos ha presentado este mes de abril su último trabajo “Los clavos de la Cruz”, un “documental” que fue primero transmitido en la televisión de Estados Unidos el pasado 20 de abril y que también lo será en Israel el próximo 15 de mayo de 2011. En España podría ser emitido en Canal de Historia en otoño de este año.

Aunque todavía no he visto el documental, si vi las anteriores producciones de Jacobovici, y he leído sus declaraciones en la prensa a raíz del anuncio de su nuevo documental, junto con las diferentes opiniones de los investigadores sobre ello.

El documental se basa en dos clavos hallados en una excavación de una tumba judía del siglo primero, en 1990. La tumba fue descubierta durante unos trabajos de construcción en una colina a pocos kilómetros al sur de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

En la tumba se encontraron un número de osarios, que pertenecieron a la familia de Caifás, de acuerdo con las inscripciones en dos de las cajas de huesos (Uno lleva la inscripción “Caifás” y otro “José, hijo de Caifás”). Según Jacobovici, tras tres años de investigación hay suficiente evidencia para sugerir que estos clavos se utilizaron para mantener a Jesús en la cruz hasta su muerte. Añade Jacobovici que “Hay un consenso general académico que la tumba donde los clavos se encuentran probablemente pertenecíó a Caifás”. Había muchísimos clavos romanos en esa época, “pero un hallazgo en una tumba es muy raro”.

 

De acuerdo con el documental, ambos clavos no fueron encontrados en el mismo sitio (uno estaba en el suelo y otro dentro del osario) no fueron fotografiados en el momento en que se encontraron, y no hay registro alguno de lo que se hizo con ellos. En los archivos de la Autoridad de Antigüedades de Israel se menciona que dentro de la tumba de Caifás se encontró un frasco de perfume, monedas, una lámpara de aceite en una vasija de cerámica y dos clavos de hierro romanos. Cuando Jacobovici preguntó por los clavos se le contestó que se habían perdido. Su busqueda de los clavos le condujo hasta un laboratorio de arqueología forense de la Universidad de Tel Aviv donde finalmente localizó los dos clavos.

En la misma época en que se realizó la excavación, dos clavos antiguos de la época del Segundo Templo fueron entregados a un laboratorio de la Universidad de Tel Aviv de Jerusalén y permanecieron allí desde entonces. Según el documental, los dos clavos están doblados, por lo que podrían haber sido utilizados para la crucifixión. El doblamiento de las puntas de los clavos se realizaba para que las víctimas no pudieran sacar sus manos. Además son de un tamaño demasiado pequeño para ser usados en la pierna.

Jacobovici añade que los clavos de una crucifixión eran vistos como un talismán poderoso, que podría proteger a su portador en esta vida y también en el más allá, por eso se incluyeron en la tumba. Dice el cineasta que para Caifás, la crucifixión de Jesús fue uno de los eventos más importantes en su vida y esta es otra posible razón por la que se incluyeron en su tumba.

Y para culminar el documental, plantea que Caifás se arrepintió de haber llevado a Jesús a la cruz e incluso que, afligido, habría pertenecido después a una secta protocristiana que veía en él al Mesías. Los clavos formarían parte de un ritual con el que su familia, al morir, quiso abrirle camino hacia el mundo venidero en la nueva fe.

 

Ahora veamos la falta de base científica y errores del documental:

En primer lugar Simcha afirma que esa es la tumba del Sumo Sacerdote Caifás, y que hay un consenso académico sobre ello, algo incierto debido a que los arqueólogos ni siquiera están seguros de que se trate de la tumba de este personaje. Es más, las inscripciones en la tumba no son claras en cuanto a la identidad del ocupante hasta el punto que la propia Autoridad de Antigüedades de Israel ha dicho que no se ha comprobado que la tumba haya pertenecido a la familia del sumo sacerdote de ese nombre, y podría haber pertenecido a otra familia con el mismo nombre.

 

En segundo lugar uno de los clavos se encontró en un osario y otro estaba en el suelo, aunque ambos aparecen en el inventario. Después desaparecen misteriosamente durante veinte años a la espera de que el Sr. Jacobovici los encuentre. Ni tan siquiera ambos clavos tenían porque estar juntos, ni proceder del mismo osario.

En tercer lugar, La Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) ha dicho sobre el documental que “No hay duda de que el talentoso director Simcha Jacobovici ha creado una película interesante con un verdadero hallazgo arqueológico en su centro, pero la interpretación presentada en el mismo no tiene ninguna base en los hallazgos arqueológicos o de investigación”. Es decir, no hay pruebas científicas para su teoría. También dijo que este tipo de clavos se encuentra comúnmente en las tumbas, lo contrario que afirma el cineasta. Igualmente el profesor Dan Bahat un arqueólogo especializado en el cristianismo primitivo en Jerusalén, aseguró que: “Los clavos no son un hallazgo infrecuente”. Es más, se cree que esos clavos habrían sido utilizados como herramienta para cincelar el nombre del difunto en alguno de los osarios.

Cuarto.- Los clavos que ha mostrado Simcha al público no parecen cumplir las medidas de clavos de crucifixión, ya que no parecen alcanzar los 10 cm. En 1968, arqueólogos descubrieron en ha-Giv’at Mivtar en el noreste de Jerusalén, los restos de un crucificado del siglo primero. En un hueso del talón se halló un clavo que lo atravesaba desde el lateral. La punta del clavo se dobló, lo que impidió liberar los pies. Los científicos calcularon que la verdadera longitud del clavo, era de 11,5 centímetros. Ciertamente es plausible que los clavos en las muñecas fueran más cortos que los destinados a las piernas, pero las fotografias de Jacobovici muestran que son demasiado cortos para una crucifixión.

Y por otra parte no podemos olvidar que se sabe muy poco acerca de la pena de crucifixión. Hay dudas sobre la posición exacta de los clavos (carnifix serarum), su longitud (10,5 cm, 11,5 cm, 13 cm, o más ), su material (hierro o bronce) y su reciclaje, ya que sabemos que en muchas ocasiones eran reutilizados para otras ejecuciones. Sin embargo, en el caso de la crucifixión de Jesús las dudas todavía son mayores. Ni en el griego ni en el hebreo los verbos utilizados regularmente para crucifixión en el período del Segundo Templo especifica el uso de clavos. Si bien tenemos el ejemplo arqueológico de ha-Giv’at Mivtar, la falta de toda referencia a los clavos en los Evangelios sinópticos sugiere para algunos autores que Jesús fue clavado en la cruz con cuerdas.

 

Quinto.-Tampoco convence la respuesta  de Jacobovici a la cuestión de por qué un sumo sacerdote judío tomaría los clavos de alguien que él creía que era un falso profeta para guardarlos en su propia tumba, e incluso cómo los obtuvo. Es absurdo y surrealista que se conjeture la posibilidad de que Caifás se convirtiera al cristianismo y los guardarán en su tumba.

El Dr. Gabriel Barkay, profesor de la Universidad Bar-Ilan, afirma: “No hay ninguna prueba de que esos clavos se clavasen a los huesos o haya residuos de hueso unidos a los clavos y no hay pruebas a partir de datos textuales que Caifás se quedase con los clavos de la crucifixión de Jesús”.

 

En definitiva, me temo que el nuevo documental de Simcha va a ser más de lo mismo, es decir, puro sensacionalismo y nulo rigor científico e histórico. Es triste que el esfuerzo de muchos estudiosos y los resultados de las excavaciones arqueológicas pasen casi desapercibidas, mientras que documentales de esta clase, acaparen durante semanas toda la atención.

 

Gerardo Jofre

FORO DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS ARQUEOLÓGICOS BÍBLICOS-IEAB

http://www.rediris.es/list/info/ieab.html

Comentarios desactivados en CRITICA AL DOCUMENTAL ”LOS CLAVOS DE LA CRUZ”

Archivado bajo Arqueología Bíblica, Base de datos, Cristianismo, Foro del IEAB, Judaísmo